EL FIN DEL IPC Y DEL PODER ADQUISITIVO

Comparte en redes sociales

 El
Índice de los Precios al Consumo (IPC) es una medida estadística de la
evolución de los precios de los bienes y servicios en el país. Es un indicador
crítico que se utiliza para actualizar rentas y salarios. Su evolución permite
ver el cambio de los precios a lo largo de los años y el comportamiento de la
inflación. El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicaba mensualmente el
IPC general.


            Pues bien: la ministra de Empleo del
Gobierno de España, Fátima Báñez, que prometió no tocar las pensiones, ha hecho
público un informe verbal que, al parecer, atenúa la propuesta realizada por el
comité de expertos y que, en la práctica, impone
techo y suelo a la evolución de las pensiones
, que quedan condenadas a
perder poder adquisitivo. Ya no habrá IPC para la subida salarial y los
contratos. La nueva ley, que habrá de estar lista antes de fin de año, solo
permitirá la subida de las pensiones un 0,25 por ciento durante los años de
crisis y, en tiempos de bonanza, podrían llegar a subir más que los precios,
pero solo ese mismo 0,25 por ciento, puesto que la subida no sería más que el
IPC y esa cantidad; pero aún desconocemos, porque no lo han hecho público, qué
indicadores servirán para señalar los años de crisis o de bonanza. Los expertos
proponían la entrada en vigor el próximo año, pero el Gobierno ha ampliado el
plazo hasta 2019.


            Para los extremeños, con una pensión
media de 600 euros, esta subida que se plantea supondría 1 euro y medio más al
mes, y menos mal que el nuevo sistema no ha entrado en vigor durante la crisis
porque, de lo contrario, las
pensiones hubieran perdido un 13,3 por ciento de poder adquisitivo
.


            En 2009, el IPC subió un 0,80 por
ciento;  en 2010, un 3 por ciento; en 2011,
un 2,40 por ciento; y en 2012,  el 2,9
por ciento. En 2013 se espera una caída importante por el agravamiento de la
crisis, que podría situar el IPC en una media del 2 por ciento.


            El Gobierno decidió subir solo 1 punto las pensiones en
2013
, pese a que los precios subieron un 3, aunque las inferiores a 1.000
euros subieron un 2 por ciento; pero
ninguno cobró la paga compensatoria
. Por tanto, la subida produjo una
pérdida de poder adquisitivo de casi dos puntos. Nada comparado con Portugal,
con pensiones de 300 euros mensuales y con hombres que no están dispuestos a
trabajar durante todo el día para que se lo lleve el Estado, o la troika, y
prefieren robar bancos e ir a la cárcel para poder, al menos, comer. Y ahora
vendrá más gorda, al haberse opuesto el
Constitucional a los recortes que Europa pedía
al país.

 

            Ya no habrá IPC ni para las
pensiones, ni para los contratos. La devaluación salarial abrirá aún más la
desigualdad social
, sostienen algunos expertos. El envejecimiento de la
población, que engloba los
gastos públicos en sanidad, paro y pensiones
, y la caída de la natalidad,
conducen a estas medidas de la troika y del Banco Central Europeo, que ya
anunció en mayo que los gastos en estos capítulos se reducirían a la mitad por
la política de recortes.


            Mientras todo esto ocurre, aunque
falte un margen escaso de negociación con los sindicatos, que de poco valdrá,
el presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, califica de
necesaria
e imprescindible
” la reforma de las pensiones, y cree que es un hito,
como lo fue la creación del Fondo de Reserva de 1997 de Aznar, y alardea de su
anunciada paga de 200 euros para las pensiones no contributivas –para los que
más han dado y menos tienen, como recordó en su discurso del Día de Extremadura–;
pero se olvida de que esas pensiones se vio obligada a crearlas Felipe González
por culpa de una derecha que no pagó en su día la Seguridad Social, o cuyos pagos
se los guardaban en sus bolsillos los señoritos de las cámaras agrarias sin dar
recibo alguno a los campesinos que trabajaban de sol a sol. Y se olvida también
de que esto es posible gracias al copago de los pensionistas, cuyas cuentas no
ha revelado al cabo de un año, así como sus declaraciones de la renta, que sí
ha hecho el PSOE. Así que él lo ve “necesario e imprescindible”.
Claro, con sus sueldos y las pensiones que tengan el día de mañana… Y los
parados y los pensionistas, como dijo la señora Fabra, diputada del PP por
Castellón, “que
se jodan
“…


            El IPC ha muerto. RIP (Descanse en
paz).

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.