BODA DE AGUA

Comparte en redes sociales

  Estaban los silencios, no vinieron sagrarios a
la ceremonia, estaba el amor; la boda fue en el agua, con la música solemne del
agua sonando en el órgano cercano del río que se difuminaba en la orilla, con
la grandiosidad de todos los sentidos presentes en la tarde de otoño que
compuso una luz única para los novios. Las palabras, el afecto, los “si
quiero”, y de fondo, el agua; las madres que se decían amores, los novios que
reían, las miradas atentas, y de fondo, el agua; el juez con excelencia y
gracia, las flores en las mesas, los llantos en los ojos, y de fondo, el agua;
el blanco del lugar, las paredes de arena, los sentimientos, y de fondo el
agua.

 

            Boda
entre dos, para todos; para ellos, como sueño con nervio soñado, para las
ilusiones preferidas de los padres, para la luz aquella que la tarde imaginó,
para la amante asistencia en su complicidad de cariño, para el paisaje que se
iba despertando poco a poco y luego durmiéndose y más allá un confín de futuro
entre los augurios más cálidos y la esbeltez del agrado contenida en la belleza
de los acompañantes; estaba allí, en la boda de agua, un cierto y completo olor
a vida.

 

            Ayer
que me dijeran de las bodas sobrados adjetivos deleznables, que fuere acto
esquivo, quizá que nunca estuvieran en una boda de agua o quizá que al agua que
permanece en aquel río-mar le faltara una boda. O fuere que se metió la ocasión
tan adentro, -por tantas esperanzas, por tanto efecto-, que las blanduras del
alma se vieron encharcadas en un remilgo emocional de sobresalto. Han quedado
escritas en el aire las palabras que se dijeran con vocación de eternidad,
porque el agua hizo de libro; y los entusiastas y libres esposos que estuvieron
en un vuelo casi toda la jornada, han quedado hechos en la foto síntesis del horizonte
de agua.

 

            Cuando
se cerró la tarde del todo, cuando nos dijeron del final, sin avisarlo, el agua
seguía insinuando una melodía como de amor que no invitaba a dejar allí la
memoria y marcharnos como si nada a la que nos parecería, otra vida.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.