1913 – 2013 DOS ANTONIOS: ORIO – ZABALA Y ZOIDO, por Juan Antonio PEREZ MATEOS

Comparte en redes sociales

“… y veo a ambos, indistintamente, en aquel Badajoz, recóndito y provinciano, como figuras señeras de folio y pluma, de numen, enamorados “de la obra bien hecha”, que diría Eugenio D Ors; y aquella mirada de mis sueños reflejada en la laguna de sus redondas y cursivas, de su ingenio…”

Ahora que nos despide /despedimos este año de gracia y número mágico, brotan, en mi memoria, dos hombres excepcionales, extremeños, dos Antonios: García Orio – Zabala y Zoido, ambos nacidos en 1913; y el recuerdo me los acerca y aleja, mágicamente, con un prismático de redondas y cursivas, un zurrón repleto de libros y sus efigies en un primer plano de la memoria; y veo a ambos, indistintamente, en aquel Badajoz, recóndito y provinciano, como figuras señeras de folio y pluma, de numen, enamorados “de la obra bien hecha”, que diría Eugenio D Ors; y aquella mirada de mis sueños reflejada en la laguna de sus redondas y cursivas, de su ingenio.

Como diría Borges: “No hablo de años; hablo de épocas”. Y veo en esa mirada del tiempo ido, sus imágenes respectivas impresas en mi retina, el color sepia del “Hoy” en la Avenida de Portugal y en su predio de La Albuera, que duerme la tragedia de la batalla y la cercana dehesa de Capela, predio de don Ramón Carande – gran historiador y padre del escritor Bernardo -.

Ellos, repito, me traen la estampa de aquel Badajoz de una época romántica y, tristemente, sangrienta, manchada por la pólvora y la barbarie en la plaza de toros, recuerdo doloroso y lejano… Tu figura, Antonio, tu figura y tu obra, y tus ratos de escritura como un galdosiano, un González Ruano en aquella mesa de la cafetería “La Marina”; y ese gran legajo de obras depositado en nuestras retinas.

No se entiende esa ciudad que corteja mansamente el Guadiana sin tu figura, Antonio García Orio – Zabala, recuerdo sepia, memoria dormida, plácidamente, en las hemerotecas y en los anaqueles.

Y, otro tanto, puedo decir de Antonio Zoido, bebedor del numen y la historia de su Zafra natal. Qué dos buenos escritores, qué señores, testigos y amanuenses de esa época dolorosa, que os conozco en la década de los sesenta, y os trataré hasta despediros con el Güadiana, muchos años más tarde, tras gozar de vuestra bonhomía, y veros con mis ojos de ensueño, mozo /escritor que intenta cazar metáforas como mariposas. Y así estáis prendidos en mi retina, hemeroteca de vuestros rostros y señorío, gozoso, añorado Antonio Zoido, con tu gran obra: “El último de la Conquista”; y tus versos, tus artículos y Extremadura siempre en la obra de cada uno.

Por eso, aunque sea muy brevemente, os digo adiós, en este año de gracia. Formáis parte de mi paisaje literario y, por supuesto, del paisanaje y de la amistad. En mis anaqueles reposan vuestras obras y, de cuando en cuando, las abro, las compartimos y os recuerdo. Gracias por todo.

* Juan Antonio PEREZ MATEOS, es escritor y periodista.    

Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.