Digital Extremadura

Monago: «Vara firmó un modelo de financiación que beneficia a las comunidades más desarrolladas y con más población»

Comparte en redes sociales

El presidente del Gobierno de Extremadura, José Antonio Monago, ha asegurado que el secretario general del PSOE de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, firmó cuando era presidente de la comunidad un modelo de financiación autonómica que beneficia a las comunidades más desarrolladas y a las que tienen mayor población.

De
esta forma ha respondido a las declaraciones realizadas por Fernández Vara en
las que asegura que el Gobierno extremeño ha «falseado la realidad»
en el informe de evaluación del sistema de financiación autonómica que presentó
la pasada semana.

 

«Aquí
hay dos visiones, pero las matemáticas son las matemáticas, y las matemáticas
se pueden comprobar», ha señalado Monago en relación al peso que
Extremadura ha perdido con el sistema de financiación actual.

 

Según
Monago en el actual modelo de financiación autonómica que data de 2009 «se
puso encima de la mesa una financiación adicional para el conjunto de las
comunidades autónomas, de en torno a 8.000 millones», y el entonces
presidente extremeño Fernández Vara «firmó cómo se repartían esos 8.000
millones».

 

Un
reparto que se hizo «fundamentalmente atendiendo al criterio de
población», que es el que menos afecta a Extremadura, ya que la comunidad
tiene poca población. «Y eso no se puede rebatir en contra», ha
dicho.

 

En
esta financiación, Vara «firmó entre otras cosas» que la baja
densidad demográfica en el conjunto de España, tuviera una dotación de 50
millones», y que la dispersión geográfica «tuviera otros 50
millones», dos características que tiene Extremadura. «Y también
firmó que la normalización lingüística tuviera 237 millones de euros».

 

NORMALIZACIÓN
LINGÜÍSTICA

 

 Así, ha explicado que en la actual
financiación, el problema que tienen una inmensa mayoría de las comunidades,
como es la baja densidad de población o la dispersión, pesa «mucho menos
en el presupuesto global, que la normalización lingüística, que en todo caso
les afecta a cinco comunidades autónomas».

 

«Eso
es lo que se firmó» por el que «no se puede argüir ahora que nosotros
tenemos una posición de ventaja con este nuevo modelo» y que el descenso
del peso de la región es consecuencia del incremento de la población en España,
tal y como argumentó Vara.

 

Ante
esta argumentación, Monago ha aseverado que el «secreto está en que hubo
8.000 millones de euros adicionales y Extremadura no se llevó prácticamente
nada», ya que fueron «para las comunidades que tienen más población,
y no precisamente a Extremadura».

 

 Por eso el actual sistema de financiación
autonómica «no fue ventajoso, como se quiere hacer ver, para la comunidad
autónoma de Extremadura».

 

Ha
añadido que Fernández Vara también firmó este sistema que incluía un Fondo de
Competitividad, por el que «enchufan una manguera de dinero para las
comunidades más competitivas, para Extremadura no», sino que para la
región extremeña, este sistema cuenta con un Fondo de Compensación
Interterritorial, que se ha «estrangulado».

 

«La
manguera que tenía que llegar a quien más lo necesita, a ese se le pone una
pinza, y al que no tenía manguera, pero tiene población y tiene competitividad
se le amplía el caudal», ha lamentado José Antonio Monago, quien ha
reiterado que «eso es lo que firmó» Fernández Vara, y «las
matemáticas son las matemáticas».

 

En
ese sentido, Monago ha considerado que «no se puede decir» que los
extremeños fueron «los grandes beneficiados del modelo actual, porque no
fue así», ya que este modelo «financió fundamentalmente a las
comunidades más desarrolladas, que se nutrieron de estos 8.000 millones de
euros adicionales».

 

EL ‘PITAS-PITAS’ DEL
GOBIERNO

 

Ante
esta situación, el Gobierno central de entonces, presidido por el socialista
José Luis Rodríguez Zapatero, puso en marcha el «pitas, pitas,
pitas», por el que se entregaron varias partidas por conceptos como la
baja densidad demográfica «para intentar satisfacer a todo el mundo».

 

  «Pero el núcleo de los 8.000 millones
era la población, y era para aquellas regiones que son competitivas», y de
ahí Extremadura se llevó «muy poquito», ha aseverado Monago.

 

 Así, Monago ha ironizado asegurando que esta
financiación abordaba «el gran problema que hay en España», por el
que «es más importante la normalización lingüística, que tener poca
población o que esté envejecida».

 

 Ha señalado que para normalización
lingüística, que afecta a cinco comunidades, se pusieron 237 millones, y para
la baja densidad demográfica, que afecta a once regiones, había 50 millones.
«Eso es lo que firmó mi antecesor», ha dicho.

 

  «Al final, el grande sigue siendo
grande, y al pequeño nos cuesta mucho crecer, entre otras cosas, por estas
circunstancias», que Monago ha calificado de «históricas».


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta