TORTILLA DE CALABACÍN

Comparte en redes sociales

Las tortillas siempre son bien recibidas. Además de ser una receta muy sencilla (aunque hay que darlas su punto), admiten un sinfin de ingredientes. En este caso, el ingrediente principal será el calabacín, un toque especial para una receta ligera y baja en calorías respecto a su receta madre, la tortilla de patata.

 
 

 

[Img #36479]

 
 
Si tienes ocasión, te recomiendo la tortilla de espárragos trigueros, todo un manjar y muy rica en fibra. Otra muy especial es la tortilla con cebolla caramelizada, aprovechando las cebollas que tenemos en casa y que no sabemos qué hacer con ellas, de esta forma, confitada o caramelizada, estará deliciosa. 
 
Y para los más atrevidos, la Frittata de brócoli, una tortilla de origen Italiano con un aspecto más que delicioso. Si prefieres sabores más clásicos y menos arriesgados, puedes hacer la ya clásica tortilla a la francesa con queso, perfecta para una cena rápida. 

 

INGREDIENTES [4 personas]:

 

  • 500 gramos de calabacines
  • 3 huevos
  • 2 cebollas
  • Sal
  • Aceite

 

ELABORACIÓN DE LA RECETA TORTILLA DE CALABACÍN

 

Con un pelador de patatas, pelamos los calabacines, los lavamos y los partimos en cuadraditos. Reservamos.
 
Las cebollas las partimos en juliana y en una sartén, con un dedo de aceite, las rehogamos a fuego medio, unos 10 minutos.
 
Añadimos el calabacín cortado, salamos y dejamos que se vaya rehogando, removiendo de vez en cuando, durante aproximadamente 15-20 minutos, procurando que el calabacín esté tierno y sin deshacerse.
 
En un colador, con un plato hondo debajo,  dejamos la preparación escurriendo todo el exceso de grasa unos minutos.
 
Mientras en un bol batimos los huevos, añadimos el calabacín escurrido, rectificamos de sal y removemos bien la mezcla.
 
En una sartén calentamos una pizca de aceite y cuando esté bien caliente, vertemos la mezcla. Removemos la sartén para evitar que se pegue y cuando esté bien cuajada, con un plato hondo, le damos la vuelta y cuajamos por el otro lado.
 
La presentamos en un plato liso y  ya tenemos nuestro plato elaborado.
 

 

ANOTACIONES Y CONSEJOS

Un plato sencillo, bajo en calorías y con el suave sabor del calabacín. Sí te gusta la piel del calabacín, con tinte ligeramente amargo, puedes perfectamente lavarlos bien bajo el grifo y dejarla. Acompañado de una ensalada es Ideal para cenas o comidas rápidas. 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.