LAS LAVADORAS EN CUBA

Comparte en redes sociales

 

images.jpg

 

En Cuba no hay repuestos para ventiladores, ni para lavadoras, ni para coches ni para casi nada. Aún así, son los líderes mundiales en tecnología casera.  Le das a un cubano una lavadora rota, el cartón de una caja de galletas y un rollo de esparadrapo, y te fabrica un ventilador que no solo sofoca el calor bochornoso del medio día cuando el país se paraliza para ver la telenovela en el único canal de tv, sino que con la fuerza centrífuga del motor se puede llegar a convertir en un ventilador móvil  que te sigue por toda la casa, como esa moderna aspiradora que recorre el piso llegando a todos los rincones mientras estás en el trabajo absorviendo todo lo que pilla a su paso, desde los ácaros del polvo hasta la granja de los pin y pon y  a la que solo le falta ladrar cuando llaman al timbre los vendedores de alarmas o los testigos de Jehová.

Además del ventilador,  los cubanos aprovechan de una lavadora estropeada el cubo cónico como jardinera futurista. Ya no me preguntéis qué plantan en las macetas porque lo desconozco, pero lo que os puedo asegurar es que a los cubanos les ponen una tienda de bricolage y son capaces de construir una estación espacial en la luna desafiando la ley de la gravedad.

Las lavadoras cubanas son de gran tamaño,  como dos lavadoras,  ya que poseen  dos compartimentos (ver foto). Uno que sirve para lavar y cuyo funcionamiento consiste en hacer girar un aspa que va dando vueltas a la ropa como en un tiovivo y donde hay que estar vigilando todo el rato por que si se engancha una prenda  porque puede llegar a romperse. Sobre todo pasa con los pantalones vaqueros, así nacieron (posiblemente)  los vaqueros rotos gastados que luego comercializarían sus vecinos Pepe Jeans y Levis Strauss.  El otro compartimento es cónico y su función es escurrir la ropa,  aunque ellos lo llaman secadora. Esta parte es la que más rápido se estropea porque si no hay nadie que la sujete, la lavadora sale sola de casa llegando a veces a cruzar la calle y meterse en casa del vecino o ponerse a  guardar cola para comprar el arroz.

Estas lavadoras de fabricación rusa y de una misma marca. “Eureka”, han revolucionado Cuba. Es probable que de otra cosa no pero, de  revoluciones, los cubanos saben mucho


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.