Una digna representación de Dido y Eneas

Comparte en redes sociales

Gran acierto de la dirección del Festival de Mérida en dar la oportunidad a los integrantes del taller de ópera del Conservatorio Superior Bonifacio Gil de la Diputación de Badajoz, de formar parte de la programación de esta sesenta edición con la representación del mito de Dido y Eneas, la segunda y última ópera que pasa este año por el Teatro Romano

[Img #37696]

El entusiasmo y aplauso de los 1.900 espectadores que acudieron anoche a la puesta en escena de una de las mejores obras del compositor barroco Henry Purcell, es la mejor respuesta a este montaje íntegramente extremeño, que protagonizan Mariló Valsery DamiánDominguez, como la reina de Cartago y el príncipe de Troya;  a quienes acompañan en papeles relevantes también Gloria Jaramillo (Belinda) yNuria Luengo (hechicera), además de una veintena de cantores y orquesta, bajo la dirección musical de Santiago Pereira. Completan el buen trabajo la dirección coral de Sara Garvín y la escénica de María Jesús Delgado.

 

El libreto de Dido y Eneas, de Nahum Tate, está basado en una historia del cuarto libro de la Eneida de Virgilio y la ópera se centra en el enamoramiento entre Dido, reina de Cartago, y Eneas, príncipe de Troya y el posterior abandono de Eneas que parte hacia Italia.

 

[Img #37697]

Cantada en inglés con pantalla de traducción simultánea, la ópera discurre en tres actos, con continuos cambios y matices, llena de contrastes con diversos estilos musicales y géneros dramáticos, donde las oberturas y danzas francesas o los coros de color inglés se mezclan con diversos géneros dramáticos de la época: Lo pastoral y bucólico (en las damas), lo heroico (en Eneas), o lo grotesco (en las brujas), que se mezclan con la tragedia final en la figura de Dido.

 

Todos estos componentes se reúnen para que Dido y Eneas resulte un espectáculo rico y variado, con una música que se complementa a la perfección con la historia en sus  55 minutos de duración, que terminaron con otros cinco de reconocimiento del público a la armonía del espectáculo y al trabajo de todo el equipo, a los solistas, que combinaron el dramatismo de la interpretación con la fuerza de su voz; y a la orquesta y coro, que tuvieron la responsabilidad de algunos de los pasajes más bellos de la obra.

 

[Img #37698]

La obra deja de manifiesto la necesidad de seguir invirtiendo en educación y cultura, y es de alabar el proyecto pedagógico  del Taller de Ópera de la Diputación.

 

A destacar que se opte por una escenografía mínima, lo que siempre agradece el público de Mérida, que cree que no hay mejor escenario que el construido hace dos mil años, y más en esta edición que coincide con el bimilenario de la muerte del que fue su constructor Augusto. También es un motivo para no distraer al espectador en el seguimiento de la trama.

 

Al término de la representación, la soprano Mariló Valsera (Dido) dijo que “es la primera vez que siento que un sueño se hace realidad” y DamiánDomínguez (Eneas) resaltó el excelente trabajo que había hecho todo el grupo.

 

Santiago Pereira, director musical, dijo que el público había disfrutado “y de eso se trata en cualquier manifestación cultural. Estoy feliz y contento de esta iniciativa, que nace de un centro de enseñanza artística”.

 

Sara Garvín, profesora de canto del Conservatorio, dijo sentirse emocionada “por un proyecto que nació como una idea pedagógica que nos acercara al mundo profesional, pero que nunca pensamos llegaría hasta aquí”.

Añadió que más que el resultado, “lo que más me interesó fue el proceso, que concluye de la mejor manera en el Teatro romano de Mérida, lo que es increíble”.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.