Obras de restauración en el Aula Sacra de Mérida

Comparte en redes sociales

La consejera de Educación y Cultura, Trinidad Nogales, ha inaugurado el Aula Sacra, situada en el Peristilo del Teatro Romano de Mérida, tras la restauración efectuada por el Consorcio de la Ciudad Monumental conforme a un proyecto realizado por el Gobierno extremeño y con fondos, más de 73.000 euros, concedidos por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte a través del Ayuntamiento emeritense.

[Img #37969]Nogales ha señalado que el Aula Sacra es “uno de los enclaves más singulares del culto a la figura y persona de Augusto”, ya que es una capilla dedicada al culto de la casa imperial, “situada en el recinto más importante de la colonia que Octavio Augusto fundara, el del teatro emeritense”.

 

En su opinión, hay tres aspectos fundamentales en la puesta en valor del Aula Sacra que son garantizar su conservación; conmemorar el bimilenario de la muerte de Augusto, acaecida el 19 de agosto del año 14 d.C.; y mejorar el aspecto didáctivo e informativo para los visitantes.

 

Ha destacado, además, la colaboración entre las diferentes instituciones que forman parte del Consorcio de Mérida, para lograr que “los monumentos de la ciudad cuenten cada vez más con una mayor capacidad de atracción”.

 

La consejera ha explicado, asimismo, que el Aula Sacra se construyó “presumiblemente” cuando el emperador Augusto ya había fallecido y se le había divinizado, dentro de una reforma del Teatro que creó el Peristilo con elementos del frente escénico primitivo, que se desmontó para sustituirlo por otro.

 

Por su parte, el alcalde Pedro Acedo ha indicado que proyecto como este “hacen ciudad y amplían el circuito de visitantes y cultural de Mérida”.

 

TRABAJOS REALIZADOS 

 

Los trabajos ejecutados en el Aula Sacra han asegurado la conservación de este espacio, sobre todo, de su pavimento de mármol, y han permitido la adecuación museográfica del mismo, incluidas las réplicas de tres esculturas del emperador Octavio Augusto y otros miembros de su familia que se encontraban originariamente en este lugar.

 

Según ha explicado el coordinador de Conservación y Difusión del Consorcio de Mérida, Pedro Dámaso, en la zona del pavimento de mármol, que presenta diferentes colores, se han colocado una piezas de madera tratadas contra la humedad y reversibles y “unos paneles fenólicos sellados con resina, que evitan que el pavimento sufra”.

 

Además, se ha creado una cámara de aire para evitar que el vaho o la humedad empañen los vidrios e impidan la visión del pavimento.

 

Por último, se remata el suelo con losetas de madera, de un tamaño muy similar a las del pavimento marmóreo.

 

Según ha dicho Dámaso, se han restaurado las hornacinas y se han colocado las réplicas de Octavio Augusto, en la central y de Tiberio y Druso en las laterales. Los bustos de estas tres tallas son copias exactas de los originales, que se conservan en el Museo Nacional de Arte Romano.

 

La tarea de puesta en valor del Aula Sacra se culmina con la colocación de cuatro paneles informativos que explican todo el proceso seguido en este sitio, desde la excavación del mismo hasta su estado actual, y de una iluminación nocturna que ensalza la figura de Augusto.

 

El nuevo espacio, debido a sus reducidas dimensiones, se concibe para su contemplación desde fuera, con lo que contará con una valla perimetral cerrada y no se podrá transitar por él salvo excepciones.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.