LO NUESTRO

Comparte en redes sociales

Los extremeños nos sentimos orgullosos de formar parte de una cultura, de una historia, de una diversidad paisajística  y de un proyecto que conforman las peculiaridades de nuestro pueblo; por ello, el 8 de Septiembre, Día de Extremadura, ha de ser  para nosotros un símbolo de especial relevancia..

 

 

  Los años transcurridos, desde aquel 25 de febrero de 1983, en que fue promulgado el Estatuto de Autonomía, han servido para superar intereses particulares, si queríamos terminar con una situación de desventaja, y es precisamente ese sentido de la unidad el que ahora, refuerza nuestra autoestima y nos permite contemplar la evolución política, económica y social, en el camino de conseguir una Extremadura viva, moderna y dispuesta al futuro. No obstante, con esa unidad, Extremadura debe seguir demandando un desarrollo interregional equilibrado; queremos que este día nos sirva a todos de referencia para abrir puertas y luchar por un objetivo común que no entienda de fronteras

 

 

.  Ahora, se trata de sumar iniciativas y proyectos para configurar esa Extremadura del bienestar y la calidad de vida que, finalmente pueda dejar de ser un anhelo colectivo y mostrarse como una realidad cotidiana. Extremadura constituye una realidad viva, que día a día y con el apoyo de todos ha superado etapas complejas.

 

 

  Extremadura no es sólo la región que nos legaron nuestros antepasados, sino la región que hacen las generaciones de extremeños con su esfuerzo del día a día, y es aquí donde se reconoce y toma fuerzas para seguir adelante en la labor diaria de unos hombres y mujeres, que desde sus distintos afanes y sufrimientos, contribuyen a consolidar una comunidad de progreso y de cultura, de justicia y de solidaridad haciendo más respetable el nombre de nuestra región en Europa y en el mundo.

 

 

   La celebración del Día de la Comunidad Extremeña, es por tanto un día para recordamos esa  responsabilidad que todos los extremeños tenemos en el desarrollo y progreso de  nuestras capacidades, en saber explotar de manera sostenible nuestros recursos, y admitir que esas aspiraciones legítimas y nobles, no nos deben hacer olvidar nuestra pertenencia a un proyecto común  llamado España, que se rige, por una  Constitución, capaz de dar respuestas y cabida a todas las regiones y nacionalidades que forman el Estado español.

 

 

   Todos debemos mantener un compromiso especial con el desarrollo de Extremadura y de sus ciudades y pueblos como por ejemplo y entre otros muchos lugares y ciudades de la región, ese Cáceres ciudad Patrimonio de la Humanidad con el magnífico foco de atracción cultural de su conjunto monumental, o esa Puebla de Guadalupe, en la que se encuentra el magnífico Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de Extremadura, el cual con tanto ahínco, cariño y respeto a la jurisdicción correspondiente, tantos extremeños desean que pase a pertenecer a la jurisdicción eclesiástica  de Extremadura, lugar donde se ubica, donde se guarda y quiere especialmente por ser su Patrona y su referencia como pueblo..

 

 

     Ojalá el Papa Francisco, que tantos ejemplos viene dando de cercanía al mundo cristiano, oiga la voz de los extremeños en esta respetuosa reivindicación, de algo que consideran como esencial de su forma de ser, sin exclusiones de nadie.

 

      Desde Extremadura ese es el ruego justo de un pueblo.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.