Digital Extremadura

Ignacio Huertas optará a la reelección como secretario general de UPA-UCE en Extremadura

Comparte en redes sociales

El secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Extremadura (UPA-UCE), Ignacio Huertas, se presentará a la reelección como dirigente de la organización agraria en el quinto congreso que se celebrará los días 28 y 29 de noviembre en Mérida.

[Img #40188] De esta forma, Huertas se postula nuevamente a dirigir UPA-UCE otros cuatro años, gracias a los «ánimos» que le han transmitido sus compañeros y porque aun mantiene «la ilusión» porque el proyecto de la Unión de Pequeños Agricultores «continúe hacia adelante y pueda seguir siendo la principal organización agraria en Extremadura».

  

Además, ha asegurado que mira hacia el futuro con «optimismo», no «exento de preocupación» por los problemas que afectan al sector, pero «convencido» de que se pueden hacer cosas por solucionar dichos problemas y conseguir que los agricultores y ganaderos «puedan tener un futuro en un región como esta».

  

Así, será en el quinto congreso de UPA-UCE que se celebrará en el hotel Velada de la capital extremeña, cuando se elijan los «nuevos órganos de gestión» de la organización, para los cual concurrirán 129 delegados, elegidos, a su vez, en 100 asambleas organizadas en distintas localidades extremeñas, así como en los 13 congresos comarcales en los que se han nombrado a las nuevas ejecutivas comarcales.

  

«Somos una organización democrática» y estructurada por comarcas, ha destacado, y como tal, se «enorgullecen» de haber puesto en marcha un sistema «de transparencia y democracia» porque en él, «ha participado quien ha querido, siempre que fuera afiliado».

   «Creemos que esto es muy importante, porque es lo que mantiene a las organizaciones vivas. Que se hagan las cosas de abajo para arriba y no de arriba para abajo», ha señalado este jueves en rueda de prensa en Mérida.

    

Además de la elección de la nueva ejecutiva, en el congreso de UPA-UCE también se analizará la gestión de los últimos cuatro años, los problemas abordados y se plantearán los «retos» de futuro a los que deberá hacer frente la organización.

 

CUATRO AÑOS «MUY COMPLICADOS»

  

Al respecto de esos problemas a los que hacía mención durante su intervención, Huertas ha señalado que la organización ha tenido que enfrentarse a problemas sectoriales, de precios, de cultivo o de sanidad, siendo en este último ámbito, la lengua azul, el «principal».

  

Así, ha recordado que UPA-UCE ha solicitado un «paquete» de ayudas dirigidas a los ganaderos «sin tope» para que éstos puedan hacer frente a las «pérdidas de renta» causada por las restricciones de movilidad, así como la muerte de animales.

  

Unas ayudas, que incluyan la vacunación de los animales, una situación que hasta ahora habían afrontado los propios ganaderos.

  

Aunque no ha aclarado la cuantía «exacta» de dichas ayudas, sí ha indicado que tienen que venir de dos frentes, tanto por parte del Gobierno estatal como del regional, porque la lengua azul es un problema de ámbito regional pero también nacional, ha apuntado. «Tienen que ser ayudas diferentes y sin tope, por si el problema aumentara», ha indicado.

  

Otro de las situaciones que han llevado a la organización a movilizarse, ha indicado el secretario general, ha sido la «nueva» Política Agraria Común (PAC) y su aplicación en la región.

  

En este sentido, ha señalado que UPA-UCE ha mostrado en reiteradas ocasiones su posición contraria a la misma, a través de «movilizaciones» al considerar que genera «incertidumbre» entre los ganaderos y agricultores, y porque se han tomado decisiones «lesivas», como ha sido una «injusta» comarcalización, fruto de «decisiones políticas».

  

En esta línea, ha criticado también la aplicación de ayudas lineales por hectáreas, frente a las ayudas «por estratos» que proponía la organización, puesto que con las primeras los agricultores extremeños parte de una situación desigual a la hora de competir con productores de otros países como es el caso de Francia, ya que el ganadero francés recibirá más ayudas por ejemplar que el extremeño.

  

También ha reclamado la aplicación de las ayudas acopladas al olivar tradicional.

 

PROBLEMAS SECTORIALES Y RETOS DE FUTURO

  

Así, ha explicado que a todo ello hay que sumar una crisis «general» económica que ha afectado a los agricultores y ganaderos «como a cualquier actividad económica del país», que ha agravado «antiguos problemas» del sector como el precio de las producciones.

  

«Hemos visto que la industria y la distribución han aprovechado para darnos un apretón de tuerca más, a pesar de los problemas de financiación que nos está generando esta crisis, y han convertido a las explotaciones agrarias en bancos a la fuerza, retrasando los pagos e incumpliendo leyes», ha señalado el dirigente de UPA-UCE.

  

A pesar de ello, ha asegurado que se ha conseguido aprobar durante los últimos cuatro años, leyes como la de morosidad y de calidad alimentaria, pero que aun se siguen «saltando» a la «torera» por la «mayoría de los sectores» frente a lo cual, ha añadido, continuarán con las movilizaciones.

  

Por otra parte, se ha referido a la subida de los costes de producción, una cuestión que ha sido «denunciada» por la organización, ya que «gran parte» de esos costes vienen «de la propia Administración» que es la que los «marca», como ocurre con las tarifas eléctricas o las tarifas de riego en las confederaciones.

  

En este sentido, ha dicho que la organización ha tenido una participación «importante» y que se han conseguido «algunas cosas», pero que tiene que «seguir reivindicando y luchando para hacer frente a esos problemas».

  

Respecto a los precios de producción, ha reclamado que se establezcan unos mínimos que cubran los costes de producción y los salarios de los productores, porque «no se puede pedir a los agricultores que sigan produciendo a pérdidas», ha aseverado.

  

«También hemos estado en todos los problemas sectoriales, como inundaciones y sequías, luchando para que se pusieran ayudas en marcha o en problemas de cultivo como el olivar, o el tabaco», ha resaltado, intentando resolverlos «con movilizaciones cuando sido necesario y con negociaciones cuando ha sido posible», ha añadido.

 

  Igualmente, la organización ha estado presente, según Huertas, en la problemática del arroz solicitando la contingencia de la cantidad que se importaba de países asiáticos y reclamando la aplicación de la cláusula de salvaguarda a la Unión Europea.

 

  Por último, ha avanzado que entre los retos de futuro de la organización está la puesta «en valor» de las explotaciones agrarias familiares, así como conseguir que se establezca una «definición» para ellas, algo hasta el momento inexistente. Además, pedirán que se dirijan «más apoyos públicos».

 

CAMPAÑA ACEITUNA

  

Por otra parte, y respecto a la campaña de aceituna de aceite de este año, ha dicho que los precios que se están pagando por las producciones están siendo «insuficientes» para asumir los costes, en respuesta a pregunta de los periodistas.

  

En este sentido, ha asegurado que a pesar de que este año la producción se ha reducido, y de que el precio de la aceituna no se ha incrementado, el precio del aceite ha subido.

 

Vía Europa Press.

 

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta