EL HOMBRE ES UN LOBO PARA EL HOMBRE

Comparte en redes sociales

[Img #41259]La famosa frase de Plauto en su obra “Asinaria”, “homo homini lupus”, “el hombre es un lobo para el hombre”, provocó cuando se enteraron los animalitos a los que tanto quería Rodríguez de la Fuente, un aullido colectivo: “Auuuuuu” que en la traducción lopuno-español, significaba. –Ni hablar, esto es un insulto intolerable, nosotros tenemos dignidad.

 

Y tenían razón, el retorcimiento mental del humano, no tiene parangón en el mundo animal.

 

Hace unos días murió Bolinaga, y debe andar su alma vagando, porque no sé ni tan siquiera si le dejarán entrar en el infierno. Cuando uno ve las fotos de un anciano venerable, con su barba blanca, que parece de cuento de Disney, no se imagina que este individuo, fue  condenado a 178 años de cárcel por el asesinato de tres guardias civiles, a 14 años por el secuestro del empresario Julio Iglesias Zamora en junio de 1993,[] y a 32 por el posterior secuestro de Ortega Lara en enero de 1996,[] a quien mantuvo encerrado en un zulo, más bien una tumba, durante 532 días, casi dos años.  El agujero en el que lo metieron, era muy húmedo (pues se encontraba a pocos metros del río Deva), sin ventanas y situado bajo el suelo de una nave industrial. Tenía unas dimensiones de 3 metros de largo por 2,5 de ancho y 1,8 m de altura interior. Ortega Lara sólo podía dar tres pasos en él. Disponía de la luz de una pequeña bombilla y sólo fue alimentado con frutas y verduras. No podía salir del habitáculo y sus necesidades las hacía en un orinal, en el que recibía también el agua para asearse, y no creo que se esmerasen mucho en la limpieza del recipiente. En el momento de su rescate, Ortega Lara había perdido 23 kilos, masa muscular y densidad ósea. Sufría de trastornos del sueño, estrés postraumático, ansiedad y depresión.

 

Bolinaga se negó a decir dónde se encontraba, porque si él era encerrado también muriera de hambre y sed Ortega Lara. Cuando localizaron la nave industrial y tras buscar durante varias horas, vieron que una máquina tenía los tornillos que la sujetaban al suelo de modo diferente,  al desplazarla, se encontró la policía el zulo. Ortega, al verlos, creyendo que eran de ETA, les suplicó.-Por favor matadme de una vez.

 

[Img #41260]La reacción de la banda, al haberlo liberado, fue rápida. Una semana más tarde, el 10 de julio, fue el secuestrado el concejal de Ermua (Vizcaya), Miguel Ángel Blanco, pero esta vez lo asesinaron.

 

El que gente que en su vida diaria parece “normales” pueda hacerle homenajes a semejantes monstruos, crea una sensación de pesimismo que pone en entredicho el sentido la palabra “humanidad” a la que la RAE define como:

 

 “- Sensibilidad, compasión de las desgracias de nuestros semejantes. Benignidad, mansedumbre, afabilidad.”

 

Y es que a la vista de estas cosas, y de tweets, como el de Podemos de “Vallekas”, uno piensa que se han lucido nuestros señores académicos en su definición.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.