SOLILOQUIOS PREELECTORALES DE UN eXtremeño, por Juan José Sierra Romero

Comparte en redes sociales

Leyendo las encuestas y las “intenciones” de votos publicado en el diario regional HOY, comencé con un nuevo soliloquio de los muchos que hago, es decir, tratando de ver con este instrumento mío, tan personal, la “res política” como yo desearía.

Y empieza mi soliloquio desde mi posición de regionalista y de “eXtremeño” En esas encuestas y sondeos observo  que siguen teniendo perspectivas electorales, que no triunfadoras, aquellos que forman parte de lo que hemos calificado los ciudadanos como el bipartidismo nefasto. Y si es así,  me pregunto: ¿es que los ciudadanos “sondeados” han descubierto en esos partido signos tangibles de rectificación política para volver atrás de la gran “faena”  que le han hecho a nuestro pueblo quitándole su bienestar en la sanidad, en la educación, en el empleo, en el copago, en las pensiones y fomentando, más que nunca las desigualdades sociales con más pobres y más ricos, éstos a costa de los primeros? Mi soliloquio no tiene más remedio que “chirríar”, porque quisiera creérmelo…., ¡pero no me lo creo¡ porque, pese a esos sondeos, la realidad social  sigue siendo la misma.   Son culpables de cómo están dejando al país y a nuestra región porque, fuera ya de mi soliloquio, nos han mentido durante décadas, han sido incumplidores de sus programas demagógicos sin tener en cuenta que en el caso de EXTREMADURA, nos han dejado a la cola de todas la Comunidades en todo lo que constituye una política de progreso interterritorial

 

Vuelvo al sondeo y a mi  soliloquio. Veo a unos nuevos partidos, también centralistas como los del bipartidismo que han “recogido” el clamor del pueblo ante tantas reformas que casi han logrado olvidarnos de que existió una sociedad del bienestar y nos prometen soluciones con ideas y ¿programas?. Pero ¡Oh sorpresa!: están bien situados en el sondeo del periódico y aún no han sido votados. Posiblemente este ciudadano que responde a ese sondeo es un ciudadano en paro, o con congelación salarial, o es un despedido, o un pensionista con una pensión que sirve a su hijo o nieto en paro….  Y esto lo dicen sus dirigentes desde Madrid, como los del bipartidismo. Y quisiera creerles pero mi soliloquio me ciñe a la realidad que hemos vivido y padecido en Extremadura: los partidos nacionales que nos han gobernado no han conseguido nunca sacarnos de ese último lugar que ocupamos de progreso en todos los órdenes  en relación al resto de las Comunidades del Estado Español. Un amigo me dice que somos la cenicienta pero sin príncipe venido de fuera, quiero decir de Madrid. La solución tiene que venir de nosotros mismos, de los eXtremeños que aquí hemos vivido, de los eXtremeños que emigraron. De los eXtremeños que sienten y creen que nuestra tierra debe ser gobernada desde Extremadura y por eXtremeños. Y en mi soliloquio me parece que tampoco lo van a conseguir, porque sus ideas y propuestas  han partido del desconocimiento “concreto” de la vida y de la historia  del hombre y del pueblo eXtremeño, vida e historia que no ha sido otra que una vida y una historia de  exclusión social, política y económica  y que sus afanes políticos pueden ser, una vez más, meramente electoralistas. Y, una vez más, grito en mi soliloquio ¡¡hasta cuándo vamos a aguantar los eXtremeños!!

 

Pero, al mismo tiempo, en mi soliloquio entra un grito de esperanza. Son ya muchos los eXtremeños que se van uniendo y, cada día más, a nuestras filas de regionalistas de siempre, con la idea de conseguir un gobierno eXtremeño para los extremeños. Son aquellos que durante pasadas legislaturas se presentaron en sus pueblos como Extremeños independientes hartos de tanto sucursalismo partidista vacío de progreso local y regional. Y por supuesto y, dentro de la conciencia regionalista, tenemos un cooperativismo socio-económico que huye también de sucursalismos exteriores, amén de una Universidad que está deseando tener los medios necesarios para investigar por y para el progreso industrial, sanitario y social de los eXtremeños y no para otras regiones y países fuera de nuestra geografía eXtremeña. Y, finalmente, hay eXtremeños que creen, y lo viven, en la existencia de una “cultura extremeña”. Entonces, ¿qué más queremos? Afirmo que ha llegado el momento de unirnos todos en una tarea política exclusivamente a favor de Extremadura y de los eXtremeños, tarea que, algunos, hace ya mucho tiempo hemos comenzado.

 

¡Ah!, mi soliloquio ha terminado, pero mi esperanza para una Extremadura no ha concluido, sino que continúa….

 

Juan José Sierra Romero es militante de eXtremeños.-


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.