El Salón de Plenos luce su imagen más moderna y funcional

Comparte en redes sociales

El Salón de Plenos del Ayuntamiento de Cáceres luce ya su nueva imagen, más moderna y funcional, tras año y medio de unas obras que se han llevado a cabo por programas de empleo y formación de fondos europeos, a través de tres escuelas talleres de la Universidad Popular (UP) en las que han trabajado 9 monitores y 40 alumnos, que han recibido un certificado de profesionalidad homologado.

[Img #42511]La obra, que ha obligado a desplazar las sesiones plenarias al edificio de la Diputación durante casi dos años, ha contado con un presupuesto total de 257.431 euros y ha consistido, principalmente, en la recuperación del volumen de la estancia al hacer desaparecer un doble techo que se instaló en los años 60 para alojar los legajos de los archivos municipales, que han sido trasladados a otras dependencias.

 

También se han realizado trabajos de pintura y decoración de escayolas, se ha cambiado el mobiliario, la instalación eléctrica y se ha dotado a la estancia de un nuevo sistema de grabación de imagen y sonido, además de una calefacción a través de un suelo radiante de mármol que “mantendrá el confort para que los pies permanezcan calientes y la cabeza fría”, ha dicho el arquitecto municipal, Santiago Murillo, durante su intervención en el acto oficial de inauguración que ha tenido lugar esta tarde en el remozado salón.

 

La inauguración de las nuevas dependencias, que ya se utilizarán en el próximo Pleno del jueves, ha contado con la presencia del presidente del Gobierno de Extremadura, José Antonio Monago; el presidente del Parlamento extremeño, Fernando Manzano; el presidente de la Diputación Provincial, Laureano León, y la alcaldesa de la ciudad, Elena Nevado, pero los grupos municipales en la oposición (PSOE, IU y la concejal no adscrita) no han asistido por considerar que las obras no eran una prioridad para la ciudad y porque quieren saber el “coste real” de la reforma.

 

En su intervención, Monago ha destacado que es en los ayuntamientos donde se hace la política “más pura”, “más cercana a la calle” y “donde se intenta dar respuesta a las aspiraciones de los ciudadanos” por lo que ha calificado el salón de plenos como “el templo de la palabra local” y se ha referido que “mantener la cabeza fría, también ayudará a sosegar los debates”, en alusión a las palabras del arquitecto.

 

El jefe del Ejecutivo extremeño ha resaltado que las obras se hayan llevado a cabo a través de escuelas talleres por su carácter formativo ya que ha dado la oportunidad de “aprender un oficio” a los jóvenes que las han realizado, que se han enfrentado a un “reto” ya que no se actuaba en la sala desde de los años 60. Además, ha señalado que cuando se mejoran los servicios públicos también se favorece la participación de los ciudadanos.

 

“El resultado es inmejorable y esta remodelación no solo beneficia al equipo de Gobierno y a los grupos municipales sino que es un beneficio social porque ha generado empleo y formación”, ha insistido el presidente, quien ha añadido que, en el nuevo salón, “se va a seguir trabajando para engrandecer Cáceres y por fomentar la participación ciudadana”. “En definitiva, se trabajará por hacer más Extremadura”, ha concluido.

 

DÍA HISTÓRICO

 

La alcaldesa de la ciudad, Elena Nevado, por su parte, ha indicado que hoy es “un día histórico para la ciudad” porque el Salón del Plenos del Ayuntamiento de Cáceres abre sus puertas, nuevamente, para “seguir siendo el punto de encuentro de los cacereños, el lugar en el que la representación ciudadana tiene su mayor expresión, el espacio para el diálogo, la confrontación de ideas y el impulso de la ciudad”.

 

La regidora ha hecho un repaso por la historia del edificio consistorial, que fue inaugurado en 1869 y que después de 146 años “se presenta otra vez con el esplendor del primer día” pero “adaptado a los nuevos tiempos”.

 

El proyecto fue diseñado por el entonces arquitecto municipal, Ignacio María de Michalena y costó más de 556.000 reales, lo que equivalía a más de 100.000 jornales en el campo. El 10 por ciento de todo el coste se lo llevó el Salón de Plenos, por los elementos ornamentales, con los que se dotó con el objetivo de darle un aspecto noble a lo que entonces consideraban también el lugar más noble del edificio.

 

De todas las reformas que sufre este edificio y este salón de Plenos, la más importante se producía en la década de los 60 del pasado siglo, siendo alcalde Alfonso Díaz de Bustamante, y con la que se construyó un falso techo para albergar los miles de documentos históricos de la ciudad, que por su volumen, incluso eran peligrosos para la estructura del edificio.

 

“Con la creación del archivo municipal y la necesidad de trasladar el archivo administrativo a otro emplazamiento se comenzó el proyecto para recuperar el salón de plenos con su imagen original, pero adaptándola a los nuevos tiempos y a las nuevas necesidades”, ha dicho Nevado quien ha resaltado que se ha recuperado su solemnidad pero también ha ganado funcionalidad. La alcaldesa ha agradecido el trabajo que han realizado todas las personas que han participado en la remodelación, desde el arquitecto, hasta los alumnos de las escuelas talleres, pasando por los operarios municipales.

 

[Img #42512]

COLORES SUAVES Y MÁS LUZ

 

Los alumnos de las tres escuelas talleres han realizado el mobiliario que sustituye a las bancadas inamovibles que había antes y que ahora consisten en varias mesas que pueden cambiar su ubicación y que facilitan la movilidad de los concejales por la sala.

 

También se han elaborado las puertas y la pintura para la que se han elegido colores suaves en tonos ocre que dan más claridad a la estancia. Los cortinajes de terciopleo rojo se han sustituido por estores translúcidos que dejan pasar la luz por los grandes ventanales que presiden el salón.

 

Se han realizado restauración de zócalos y decoración en escayola y a escasos metros del techo hay una inscripción en el friso que dice “este edificio fue inaugurado en 1869 para albergar la casa consistorial de todos los cacereños. Su salón de sesiones es lugar para el debate constructivo de las ideas y aspiraciones de la ciudad. Los representantes del vecindario que pasaron por este lugar dejaron para el futuro discursos e ideales que sustentan el pasado de Cáceres”.

 

Lo que finalmente no se ha recuperado son los rosetones que existían en el techo y que estaban ocultos por el doblado. Según el arquitecto municipal, ha sido necesario reforzar la estructura lo que ha llevado, “inevitablemente”, al ocultamiento de los rosetones. Del nuevo techo cuelgan las lámparas realizadas en 1881 en la Real Fábrica de Vidrio de la Granja de San Idelfonso y a las que se les ha incorporado un nuevo sistema de bombillas tipo led.

 

La obra ha actuado también sobre el despacho de Alcaldía, contiguo a la sala, y que en un principio formaba parte del mismo espacio. De momento, tampoco se ha colocado el antiguo crucifijo que presidía el salón, y ahora, en un lugar preferente luce la foto oficial del nuevo rey Felipe VI que también se estrena en esta remodelación.

 

“Hoy inauguramos el nuevo Salón de Plenos configurado para favorecer el diálogo, el debate, para que esté abierto a los ciudadanos, a todos los cacereños”, ha dicho la regidora que ha anunciado que, a lo largo de la semana que viene, se celebrarán unas jornadas de puertas abiertas para que los cacereños conozcan las obras que se han llevado a cabo.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.