VERDADES PROHIBIDAS

Comparte en redes sociales

 El diálogo no preside la confrontación actual de los llamados líderes políticos, gustan de enfrascarse en ironías, descalificaciones, insultos y grescas. Todo ello para no descubrir la verdad, para huir del debate honesto y recrearse en una polémica insulsa y falsa sin capacidad para producir compromisos. La verdad se mantiene escondida e inalterable, ni los que ostentan el poder explican la manipulación en las cifras del paro, el aumento de la deuda pública, los sueldos inmensos de los exmandatarios, los por qué de los recortes en algunas comunidades y no en otras, las causas de la corrupción, etc, limitándose a emitir sonidos guturales ininteligibles para crear confusión y nunca transparencia; ni los aspirantes al poder explican sus proyectos, sus metas, su ideología.

 

         Nos va mal, nunca nos fue peor que ahora, nunca nos sentimos tan desasistidos por el estado ni tuvimos tan poca importancia en el engranaje del bienestar; hemos caído a un vacío roto desde donde nos costará más de una generación tomar impulsos y lograr el ímpetu necesario. La sociedad no oferta confort, se acostumbró a ofrecer saldos y humilla constantemente al individuo. Esto en nada se parece a la felicidad.

 

         Como culminación al fiasco ahora nos vuelven a meter en la vereda de una nueva elección para promocionar el cambio –dicen-. Todos predican un cambio de todo, incluso los que no cambiaron un ápice y así nos tememos que lo único que cambiarán será la hora a finales de marzo, solo la hora. Qué habremos hecho nosotros para merecer esto, que maldición nos persigue, qué otras trampas nos reserva el medio. A ocupar la voz en desahogos dirán que nos dedicamos quienes solicitamos respeto y musitarán a modo de mofa que nadie alterará la devoción a su propio ombligo y su apego al buen vivir, desconfiando de cualquier grito foráneo que nada entiende de política ni de comodidad. Y nosotros aplaudiremos apasionadamente sus mentiras, de nuevo.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.