CCOO afirma que la EPA refleja que en Extremadura se sigue destruyendo empleo

Comparte en redes sociales

CCOO de Extremadura advierte que la EPA del I Trimestre de este año refleja que en Extremadura se sigue destruyendo empleo. La ocupación ha caído en 4.800 personas mientras el Ejecutivo de Monago continua mirando para otro lado y le basta con decir que la recuperación de la economía ya ha llegado.

Estos pésimos datos se suman a los de Eurostat publicados este miércoles que confirman que Extremadura es una de las regiones con mayor tasa de paro de toda la Unión Europea y  ponen de manifiesto que queda un largo camino para dejar la crisis atrás.

 

El secretario general de CCOO de Extremadura, Julián Carretero, ha señalado que “con la política de Monago, hoy tenemos más tasa de paro y menos gente con empleo, así que cuanto antes lleguen las elecciones y la gente pueda optar para cambiar personas y formas de actuar en la política mejor”.

 

La evolución a la baja de la población activa en el mismo volumen que la reducción experimentada en la ocupación muestra la fragilidad de la recuperación que se nos está anunciando.

 

Esto es un signo del deterioro que sigue existiendo en la economía extremeña, pues supone una pérdida de capital humano y por tanto de riqueza para la región, ya que las personas que han perdido su empleo han pasado a estar en situación de inactividad y, por tanto, fuera del mercado de trabajo en Extremadura.

 

La debilidad y precariedad del empleo creado en 2014 es un hecho, ya que ha bastado un solo trimestre para destruir casi cinco mil puestos de trabajo. Esto demuestra que la recuperación que se anuncia no viene acompañada de empleos de calidad y sólo está afectando a un sector muy pequeño de la sociedad, a aquellos que tienen una posición aventajada y corremos el riesgo de repetir un mismo patrón de crecimiento basado en actividades de escaso valor añadido.

 

ANALISIS

 

El número de personas ocupadas se sitúa en Extremadura en 350.100, de las cuales 208.400 son hombres y 141.600 son mujeres.

 

En el primer trimestre de este año el empleo bajó en Extremadura en 4.800 personas, en términos relativos es un -1,35 por ciento y supera la caída experimentada en el mismo trimestre de 2014 (-0,92 por ciento y -3.200 personas). Esta tasa de variación ha sido el doble que  la registrada en la media española, -0,65 por ciento.

 

La desagregación por sexo muestra la tremenda desigualdad en el empleo destruido en el primer trimestre, ya que hay 5.200 mujeres ocupadas menos frente a un incremento de 400 hombres. El volumen de empleo femenino destruido en este trimestre es similar al que se produjo en el mismo periodo de 2012 cuando la economía estaba en signo negativo.

 

Junto a este descenso de la ocupación se produce una importante reducción de la población activa que conviene valorar adecuadamente. En concreto, 4.900 personas dejaron de buscar activamente un empleo o perdieron su trabajo.

 

En términos porcentuales representa una bajada del 1 por ciento, superando el dato nacional (-0,55 por ciento). Podíamos decir que estas personas al perder su empleo han pasado directamente a situación de inactividad y esto ha evitado que se haya producido un incremento en las estadísticas del paro.

 

Así la tasa de actividad en Extremadura se reduce hasta el 55.01 por ciento, frente al 59,45 de la media española.

 

Por edad, hay otro dato revelador, la pérdida de población activa se ha concentrado en los jóvenes menores de 25 años. Del total de 4.900 personas que dejaron de estar activas en el primer trimestre del año hay que distinguir una bajada de 5.700 en los menores de 25 años y un incremento de 800 personas entre los mayores de 25.

 

Si tomamos los datos de población asalariada observamos que del total de 4.800 personas que han perdido un puesto de trabajo en el primer trimestre del año, tres mil eran asalariadas y con contrato temporal. Esto nos da una muestra del tipo de empleo creado en meses anteriores y que se destruye con una gran facilidad.

 

Por sexos, las mujeres asalariadas caen en 4.100 en el trimestre, de las cuales 1.500 estaban trabajando en el sector público  y 2.700 en el privado. Sin embargo, en el caso de los hombres se produce un incremento de 1.100, que han supuesto un aumento de 2 mil más en el sector público y una reducción de 900 en el sector privado.

 

Por otro lado, el desempleo se situó en el primer trimestre en 151.700 personas, sólo un descenso de 100 personas respecto al trimestre anterior, el -0,05 por ciento frente al -0,24 de la media española. Si la población activa no hubiera caído como lo ha hecho la población desempleada se habría incrementado en este trimestre.

 

Por sexos, las mujeres desempleadas alcanzan la cifra de 77.500 y los hombres 74.200. La evolución en el último trimestre muestra un incremento del desempleo femenino de un 5,01% frente a un descenso en el caso de los hombres del -0,07 por ciento.

 

Con estos datos, la tasa de paro en Extremadura se incrementa hasta el 30,24 por ciento, tan sólo superada por Andalucía (33,62 por ciento) y Canarias (30,81 por ciento). En la región, los hombres alcanzan una tasa de paro del 26,26 por ciento y las mujeres del 35,36 por ciento.

 

Si se desagregan los datos de paro en función del tiempo de búsqueda de empleo, observamos que cuatro de cada diez personas en paro llevan más de dos años buscando un empleo. En total, hablamos que en Extremadura 61.500 personas llevan más de dos años en situación de desempleo, esta cifra se ha multiplicado por cinco si lo comparamos con el año 2007.

 

EVOLUCION ANUAL

 

La comparación con el mismo mes del año anterior muestra que el empleo ha crecido en 10.800 personas, esto supone un incremento del 3,19 por ciento y aunque es ligeramente superior al de la media española (2,97), la serie muestra que es de menor intensidad que la de trimestres anteriores.

 

Los malos datos del primer trimestre han supuesto un parón en la evolución anual de la serie en términos de creación de empleo y pone de manifiesto la fragilidad de la recuperación económica.

 

De hecho la totalidad del empleo creado en el último año es de carácter temporal, con un crecimiento del 14,4 por ciento frente a una reducción del número de asalariados indefinidos del 0,37 por ciento.

 

Por sectores, los datos no dejan lugar a dudas: el sector público sigue destruyendo empleo a un ritmo del 3,10 por ciento en el último año, frente a un aumento del 7,6 por ciento en el ámbito privado. Lo realmente preocupante es que dentro del sector público, al desagregar los datos por tipo de contrato, observamos una reducción del empleo indefinido del 9,09 por ciento y un incremento del temporal del 10,94 por ciento en el último año.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.