PONIENDO EN VALOR LA “CUEVA DE BOQUIQUE”

Comparte en redes sociales

Con el fin de divulgar los valores histórico-arqueológicos de la conocida “Cueva de Boquique” y su entorno, la Universidad Popular y la Asociación Pedro de Trejo, ambas placentinas, acaban de poner en marcha una campaña cuyo primer peldaño ha sido una visita guiada a esos parajes de la dehesa de “Valcorchero”, donde se encuentra esa covacha que ya fue habitada en la Edad del Bronce. Como guía, actuó Jaime Río-Miranda Alcón, diplomado en Arqueología y Numismática Hispánica por la Universidad de Barcelona y personaje muy conocido en diferentes foros históricos, sobre todo por su conocimiento del mundo romano en Extremadura y, especialmente, de la ciudad romana de Cáparra, sobre la que tiene publicados varios libros.

 [Img #43581]Frente a la entrada de este curioso abrigo rocoso, formado por la conjunción de gigantescas rocas graníticas, Jaime Río-Miranda se refirió a las primeras noticias escritas sobre la cueva, que, al parecer, son las que aportó el historiador Bosch i Gimpera en el “Anuari de l,Institut d,Estidis Catalans” , entre los años 1015 y 1920.  Bosch i Gimpera analizó los materiales que le entregaron los estudios Vicente Paredes y Pedro García Faria.  También disertó sobre las excavaciones clandestinas que se llevaron a cabo tanto dentro de la covacha como en sus alrededores, habiéndose violentado, desde épocas muy antiguas, tres necrópolis de las inmediaciones, formadas por numerosas cistas.  Jaime hizo hincapié en la falta de un estudio profundo del entorno arqueológico, pues, según él, el yacimiento no solo se limita a la cueva, sino a una zona que puede abarcar hasta 10 hectáreas.  Considera el arqueólogo que este poblado estuvo amurallado, aprovechando todo el conglomerado de rocas plutónicas, uniéndose los espacios libres por empalizadas o rústicos muros de piedra.

 

EXCAVACIONES

 

    [Img #43582] Relató Jaime Río-Miranda que las únicas excavaciones oficiales realizadas tuvieron lugar en 1970, dirigidas por Martín Almagro, pero las cuadrículas objeto de excavación mostraron que aquellas tierras ya habían sido removidas y expoliadas, obteniéndose tan solo algunos fragmentos cerámicos, datados en el Bronce Tardío.  Jaime retó a las  autoridades placentinas a acabar con el abandono que sufre este yacimiento arqueológico, emprendiendo las oportunas excavaciones, lo que redundaría en la profundización de la prehistoria de la ciudad de Plasencia y se erigiría en un hito turístico más, que sin lugar a dudas atraería a gran cantidad de visitantes.

 

     Esta visita guiada se completó con la charla que dio este historiador natural de la localidad de Valdeobispo el Día del Libro en el salón de actos de “Las Claras”, donde abundó sobre otros aspectos de este yacimiento prehistórico, acompañando su conferencia de la correspondiente proyección de diapositivas.  Dejó muy claro que la cueva era toda una referencia de la arqueología no solo hispánica, sino mundial, al haberse encontrado en ella y su entorno numerosos fragmentos cerámicos con decoración incisa, denominados de “punto y raya”.  Dicho tipología se conoce en todos los foros arqueológicos como cerámica tipo “Boquique”, abundando en otros muchos yacimientos de La Meseta y de otros puntos geográficos.  Igualmente, se detuvo en otro yacimiento placentino: el de “El Berrocalillo”, donde posiblemente se asentaran, en una etapa posterior, los habitantes de la “Cueva de Boquique”, y abogó, así mismo, por su puesta en valor.

 

    Finalmente, expuso el interés que tenía la Universidad Popular de Plasencia por publicarle un libro que ya tenía ultimado y que versa sobre el yacimiento visitado.  En esta publicación colaboraría el propio Ayuntamiento placentino.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.