Digital Extremadura

Educación concede el XXI Premio ‘Joaquín Sama’ a siete proyectos educativos

Comparte en redes sociales

El Diario Oficial de Extremadura (DOE) publica este martes la resolución a través de la cual la Consejería de Educación y Empleo concede el XXI Premio ‘Joaquín Sama’ a la Innovación Educativa, correspondiente a 2015, a un total de siete proyectos realizados por profesores y equipos pertenecientes a once centros educativos.

Los premiados son el IES ‘Zurbarán’, de Badajoz, que ha obtenido el primer premio de la Modalidad A ‘Una escuela más cívica y solidaria’, con el trabajo titulado ‘Te vas a morir mirando, una propuesta limpia de arte urbano a través de la animación y la stopmotion’, por el que recibirá un total de 6.000 euros.

 

Otro de los centros galardonados es el IES ‘Meléndez Valdés’, de Villafranca de los Barros, por cuyo proyecto ‘El valor pedagógico de la magia’, ha conseguido el segundo premio, dotado con 3.000 euros; y los CEIP ‘Enrique Segura Covarsí’, de Badajoz, y ‘Antonio Hernández Gil’, de Puebla de Alcocer, cuyo trabajo titulado ‘Cuéntame la Atlántida’, ha logrado el tercer premio, por valor de 1.500 euros.

 

Por su parte, en la Modalidad B ‘Una escuela más cooperativa y equitativa’, el primer premio, dotado con 6.000 euros, ha quedado desierto, mientras que el segundo galardón ha sido para el trabajo ‘Iter per Emeritam’ (Tras los pasos de Augusto en Mérida), realizado conjuntamente por los IES ‘Albalat’, de Navalmoral de la Mata; ‘Gabriel y Galán’, de Montehermoso; ‘Gregorio Marañón’, de Caminomorisco; y ‘Mario Roso de Luna’, de Logrosán, por el que recibirán 3.000 euros.

 

Y, el tercer galardonado ha sido el CEIP ‘Ntra. Sra. de la Soledad’, de Badajoz, por el proyecto ‘Todos somos artistas’, dotado con 1.500 euros.

 

Finalmente, en la Modalidad C ‘Una escuela del siglo XXI’, el primer premio ha sido para el trabajo realizado por el IES ‘Bárbara de Braganza’, de Badajoz, titulado ‘Ranking 2.0’, por el que recibirá un total de 6.000 euros. Por su parte, el IES ‘Virgen de Soterraño’, de Barcarrota, ha conseguido el segundo premio, dotado con 3.000 euros por el proyecto ‘Matesote’; mientras que el tercer puesto de esta categoría, cuyo premio era de 1.500 euros, ha quedado desierto.

 

El Premio ‘Joaquín Sama’ a la Innovación Educativa está destinado a los trabajos y experiencias pedagógicas de innovación educativa del personal de los centros educativos de los niveles previos a la Universidad y de los Centros de Profesores y Recursos (CPRs), así como de las Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado (AMPAs)

 

Los participantes podían concurrir de forma individual o como equipo de trabajo y podían presentar trabajos o experiencias que versasen sobre educación en valores; innovación e investigación pedagógica y profesional de las distintas áreas o ámbitos concernientes a la vida educativa, especialmente los relacionados con el desarrollo de la inteligencia emocional y el fomento de la iniciativa emprendedora en el alumnado.

 

Asimismo, podían participar aquellos que fomentasen el uso de las tecnologías de la información y comunicación y la utilización de lenguas extranjeras; así como la gestión y organización de centros educativos y cooperación con instituciones del entorno en relación con los temas anteriores. Igualdad de oportunidades, acogimiento y orientación del alumnado, atención a la diversidad y promoción de actividades extraescolares.

 

TRES MODALIDADES

 

Se establecen tres modalidades: ‘Una escuela más cívica y solidaria’, que comprende los trabajos, materiales educativos, experiencias o procesos que supongan un esfuerzo de interés en el desarrollo de temas como educación en valores, educación para la ciudadanía y los derechos humanos, o convivencia escolar, e inteligencia emocional o desarrollo de la iniciativa emprendedora.

 

‘Una escuela más cooperativa y equitativa’ es la otra modalidad, que abarca trabajos, materiales educativos, experiencias o procesos que supongan un esfuerzo de interés en el desarrollo de la gestión y organización de centros, cooperación con instituciones del entorno, igualdad de oportunidades y acceso, acogimiento y orientación del alumnado, atención a la diversidad, o promoción de actividades extraescolares.

 

Y, finalmente, ‘Una escuela del siglo XXI’, que incluye los trabajos, materiales educativos, experiencias o procesos que supongan un esfuerzo de interés en el desarrollo de la promoción y uso de las tecnologías de la información y comunicación y/o de lenguas extranjeras de forma transversal (bilingüismo o multilingüismo).

 

Estos materiales tienen que ser digitales y deben integrarse y funcionar correctamente en la Red Tecnológica Educativa de Extremadura y, por tanto, se garantizará que los mismos funcionen sobre entorno gnu/LinEx y en red.

 

Para optar a estos premios, los participantes debían elaborar un trabajo que pudiera tener su aplicación práctica en el aula y que versase sobre los temas mencionados.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta