Casado, PP, rechaza apoyar una rórroga más del estado de alarma

Comparte en redes sociales

Pablo Casado ha confirmado este lunes que está dispuesto a propiciar la primera gran derrota parlamentaria de Pedro Sánchez desde que estalló la crisis sanitaria impidiendo la prórroga del estado de alarma. Hasta ahora, el PP siempre ha votado a favor pero ahora está barajando la abstención o incluso el voto en contra, lo que sumado al rechazo de los aliados nacionalistas del Gobierno, que están hartos de una situación que otorga poderes al Gobierno central en detrimento de las autonomías, coloca al Ejecutivo en una posición de gran incertidumbre.

De ahí que Sánchez esté tratando de ganarse las voluntades de esas formaciones prometiéndoles lo que han estado reclamando con insistencia: que se respete una relación igualitaria en el manejo de la crisis y su mayor conocimiento de la casuística de cada comunidad o, tal y como lo ha definido el ministro de Sanidad, la ‘cogobernanza’ del Gobierno central y los autonómicos.

El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, ya ha reaccionado afirmando que, si el Gobierno de Pedro Sánchez cree que debe haber un nuevo Estado de Alarma, este debería incluir un mecanismo de pacto de “codecisión” con las comunidades autónomas para que puedan establecer sus propios procesos de desescalada. Además, ha reclamado que “cada uno pueda volver a gestionar sus instituciones y sus competencias”. “Es un clamor entre las comunidades autónomas”, ha asegurado.

Illa, de hecho, abogó el domingo por un proyecto de desescalada “gradual y flexible” y, ante todo, “asimétrico”, ya que no todos los territorios se encuentran en la misma situación por su nivel de contagios. Ahora bien, también defendió que el estado de alarma ha funcionado y destacó que, por ello, debe seguir vigente durante el proceso de desescalada. Se trata, dijo, de un instrumento institucional que ha permitido a España controlar la pandemia y con el que ninguna comunidad autónoma se ha quedado atrás.

Pese a todos los argumentos esgrime el Ejecutivo, el líder del PP no parece que esté dispuesto a dar su brazo a torcer. En una entrevista en Onda Cero ha señalado que “no hace falta ya” un estado excepcional para el plan de desescalada, y ha exigido a Pedro Sánchez que utilice mecanismos legales alternativos, entre los que ha citado la ley de Seguridad Nacional. “Esta unilateralidad para ser tan ineficaz e incompetente no puede buscar complicidad en la oposición”, ha advertido el líder de la oposición y ha dejado claro que “en los términos en que la conocemos no podemos apoyar la prórroga al estado de alarma”.

Casado ha afirmado que el estado de alarma ha sido necesario para evitar “el colapso” de las UCI pero ha añadido que, una vez que el propio Sánchez dice que se puede salir a “tomar el vermut”, hay que adaptar la normativa legal a la situación. Y ha reiterado que el estado de alarma prorrogado a partir de esta semana “no tiene ningún sentido” y ha subrayado que si el Gobierno ya sostiene que se está caminando hacia la “nueva normalidad” no parece “lógico utilizar este instrumento “excepcional”. Al hilo de esto, ha recordado que el “homólogo más grave” del estado de alarma, que es el estado de excepción, tiene una limitación de dos meses.

Además, ha alardeado de que el PP dijo “desde el primer día” que el estado de alarma aprobado por el Gobierno “desbordaba el ámbito constitucional”, dado que en su regulación en la Carta Magna “ni siquiera se prevé la limitación de derechos fundamentales como la circulación, la asociación o la manifestación”.

A su juicio, las declaraciones de Sánchez del pasado sábado son un “chantaje a cuatro millones de españoles que están sin trabajar” al vincular la prestación de los ERTE y la liquidez a las empresas al estado de alarma. Según ha dicho, esto es algo que el PP “no puede tolerar” y “no hay nada de lo que hablar” con el Ejecutivo hasta que no deje claro en el Consejo de Ministros de este martes que eso se hará por otros cauces y quedará desvinculado del estado de alarma. “Le estamos diciendo que no vincule el estado de alarma a las ayudas a millones de españoles que las necesitan porque sabe que no tiene por qué hacerlo”, ha enfatizado, para añadir que una vez que el Gobierno haya dejado de tomar a los españoles “como rehenes” podrán ver qué tipo de medida legal necesita para la desescalada.

“Un insulto” no tener plan B y falta de coordinación con las CCAA

Casado ha considerado que es “un insulto” a los españoles que Sánchez diga que no tiene “plan B”. El presidente de los ‘populares’ ha recriminado una vez más a Sánchez que no haya “más coordinación” del Gobierno con las comunidades y los ayuntamientos, dado que hay que contar con ellos para llevar “a buen término” la desescalada en sus territorios. Ha avanzado que esta posición se la trasladará esta semana al presidente cuando le llame por teléfono antes de la votación del miércoles en el Pleno del Congreso. “Así se la haré saber cuando tenga a bien llamarme, aunque sea para comentar la prensa, como hace siempre”, ha declarado.

Tras recalcar que su partido no ha podido ser “más generoso”, ha afirmado que si Sánchez quiere plantear “líneas de negociación lo que tiene que hacer es informar” al PP y contar qué les dicen sus “supuestos expertos” y después llegar a “un punto común” con oposición, autonomías y ayuntamientos. “Esta unilateralidad para ser tan ineficaz y tan incompetente no puede buscar complicidad en la oposición”, ha avisado.

Además, ha dicho que debe haber ya una recuperación de la economía porque si no se abre ya los “estragos de este parón económico va a ser muy grave”. “La improvisación es letal”, ha aseverado, para denunciar que el Gobierno no detallase hasta este domingo a última hora las condiciones en las que los comerciantes podían abrir hoy sus tiendas.

Casado ha afirmado que ya hay en España 21 millones de españoles que dependen sus ingresos del Estado y “solo 14 millones están activos y contribuyendo a las arcas públicas”. En su opinión, esta situación es “insostenible”. “O abrimos la economía o el Estado del Bienestar, las pensiones, la sanidad y la educación pública no van a ser sostenibles”, ha avisado.

Al ser preguntado si el PP levantaría hoy todas las restricciones si gobernase, ha indicado que él tendría un “mapa serológico de contagios, habría techo test masivos desde la primera semana y no estarían llevando a España a la ruina económica y a la mayor cifra de contagios de todo el mundo”. A su entender, hay que proporcionar medidas de protección y hacer los máximos test posibles para “abrir la economía lo más posible”. “Hace falta previsión, competencia, eficacia y respeto”, ha dicho, para agregar que el presidente del Gobierno le ha perdido el respeto a los españoles.

Así, ha recalcado en la actual situación que afronta España hace falta “previsión, competencia y eficacia”, así como “certidumbre” y un Gobierno que “respete a los españoles”. “La eficacia en política ha brillado por su ausencia con este Gobierno y pedimos que abandone la soberbia y el intentar culpabilidad a la oposición y a los propios españoles de sus errores”, ha demandado.

Finalmente, ha acusado a Sánchez de haber utilizado el estado de alarma para “modificar el CNI, contrarreformar la ley educativa, impulsar la ley de la eutanasia, modificar los plazos de instrucción judicial y ya de paso modificar una ley orgánica a través de orden ministerial”. A su entender, todo esto es una “degradación del sistema democrático que no se puede permitir”.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta