Concentración ganadera en Madrid contra los planes de erradicación de la tuberculosis bovina

Comparte en redes sociales

El objetivo es reivindicar “una revisión” de esos controles, para vigilar más a la fauna salvaje y evitar restricciones de movimientos o sacrificios “innecesarios” del ganado, que provocan daños económicos a la explotación, según ha declarado hoy el coordinador estatal de la Unión de Uniones, José Manuel de las Heras.

Para ello, la organización agraria ha movilizado a productores de sus delegaciones en Asturias, Cataluña, Cantabria, Extremadura, Castilla y León, Madrid y de la Comunidad Valenciana.

De las Heras y el responsable de los sectores ganaderos de Unión de Uniones, Alfredo Berrocal, han subrayado, en rueda de prensa, los problemas que atraviesan las explotaciones de bovino, por la gestión de la tuberculosis, cuya prevalencia se “ha incrementado” en los últimos cinco años.

En Andalucía, Castilla-La Mancha o Extremadura la enfermedad ha supuesto un “azote terrible”, por el alto índice de sacrificios, según De las Heras, quien ha recalcado que, sin embargo, en estas autonomías la enfermedad es más frecuente en animales silvestres.

Unión de Uniones ha resaltado que mientras que en los últimos cinco años se han testado para tuberculosis 5,3 millones de cabezas de bovino (el 90 % de la cabaña ganadera) en el caso de las especies silvestres de los reservorios, como las destinadas a la caza, las pruebas son 5.400 (el 0,71 % en ciervos o el 1,62 % en jabalíes).

Sin embargo, Unión de Uniones afirma que el índice de infecciones en ciervos o jabalíes es del 26 % o 27 %, muy superior al de positivos en vacuno (0,55 %).

Asimismo, Unión de Uniones ha criticado que el presupuesto de programas de erradicación de tuberculosis -30,7 millones- no se ha gestionado bien y que las compensaciones son insuficientes para los ganaderos.

“Si no se controla a la fauna salvaje para evitar el contagio de la ganadería extensiva será imposible erradicar la tuberculosis”, según sus responsables.

Berrocal ha citado como ejemplo, en Madrid, la comarca de Colmenar Viejo, con alta incidencia de la tuberculosis bovina, que coincide con la densidad grande de ciervos en El Pardo.

La organización agraria defenderá un decálogo de actuaciones, para que el control animal se haga “de otra manera”, con una delimitación de las zonas de emergencia faunística y planes de control de las especies que provocan los daños.

Reclamará que la sanidad ganadera sea una “prioridad” como garantía de bienestar animal y salud pública y tenga suficientes recursos económicos.

Reivindicará que los protocolos de actuación incluyan una posibilidad de que el ganadero presente una prueba de contraste o contraanálisis.

Los ganaderos pedirán también que se permita el libre movimiento a los cebaderos de terneros sanos que pertenecen a explotaciones afectadas por tuberculosis, traslado que ahora no es posible


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.