CSIF inicia una campaña en la que insta a las Administraciones extremeñas a que dispongan la purificación del aire en las aulas

Comparte en redes sociales

Los centros escolares de Extremadura siguen sin estar preparados para el invierno: la bajada de temperaturas complica la ventilación.

 La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), primer sindicato en la Educación Pública en Extremadura, ha instado a la Consejería de Educación, a las dos Diputaciones Provinciales, a los Ayuntamientos y a la Federación de Municipios y Provincias de Extremadura (FEMPEX) a que instalen filtros HEPA o dispositivos de purificación de aire portátiles en las aulas, como medida preventiva adicional a la ventilación natural y al uso de las mascarillas ante la llegada del frío.

CSIF, con esta campaña que inicia hoy, quiere que todas las administraciones de la región se impliquen para solucionar la falta de infraestructuras de los centros públicos educativos que no están preparados para la llegada del frío y afrontar esta segunda ola de Covid-19 de una forma contundente. La prioridad para las administraciones debe ser conseguir edificios saludables para toda la comunidad educativa de Extremadura.

Para el sindicato, es fundamental mejorar la calidad del aire en las aulas, que son espacios cerrados, y hay que adaptar las medidas a las nuevas evidencias científicas para prevenir los contagios por vía aérea; los aerosoles son el mayor riesgo de propagación del Covid-19 en espacios cerrados. Así se lo solicitó CSIF a la Consejería en escrito del pasado 8 de octubre y en reiteradas ocasiones desde el inicio de curso, instando a actualizar los protocolos de actuación ante la llegada del invierno.

En este sentido, CSIF reclama que todas las administraciones se impliquen y aporten los fondos necesarios para adquirir los materiales de prevención adecuados (como purificadores de aire, compra o renovación de equipos de climatización, etc.) y cubrir así las necesidades y derechos que tienen todos los alumnos de la región, así como los trabajadores de la enseñanza que están cumpliendo con su labor.

En cualquier caso, el sindicato indica en sus escritos que, si no se puede recurrir a ninguna medida de ventilación, se debe purificar el aire con equipos provistos de filtros HEPA, o en un momento dado, aplicar cualquier otra medida que evite dar clases en condiciones indeseadas debido al frío.

Estos filtros, que deberán cumplir con la homologación europea, se distribuirían de tal forma que para un espacio de 45 metros cuadrados se requeriría un dispositivo con capacidad para 12,5 litros por segundo y ocupante.

El funcionamiento de dichos aparatos podría alternarse con la ventilación natural del espacio, con lo que incluso podrían compartirse para varias aulas durante la jornada lectiva.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.