La Comandancia cacereña explica en una nota la víctima, tras ser atendida el pasado 19 de abril por personal sanitario de emergencias en su vivienda de Moraleja, fue derivada al Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres, donde ingresó de urgencia con síntomas de lo que parecía ser un ictus hemorrágico.

Tras la realización de la autopsia por el Instituto de Medicina Legal de Cáceres, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Coria  encargó a la Guardia Civil investigar el hecho del fallecimiento al haber revelado el informe forense signos o evidencias de una supuesta muerte violenta.

Agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Cáceres se hicieron cargo de la investigación y, después de numerosas diligencias, centraron sus sospechas en el entorno familiar de la víctima, concretamente en su hijo, un varón de 52 años vecino de Moraleja.

La investigación determinó que no existían denuncias ni antecedentes previos de maltrato hacia la víctima.

No obstante, y con las pruebas obtenidas, los agentes procedieron el pasado día 22 a la detención del hijo de la mujer fallecida como presunto autor de un delito de homicidio y otro de malos tratos en al ámbito familiar.

El presunto parricida ha ingresado en prisión.