El macro complejo de porcino ibérico en Zafra

Comparte en redes sociales

Con alrededor de un año de retraso, debido a problemas varios surgidos en la ejecución de la línea eléctrica y el abastecimiento de agua, que había prometido construir el ayuntamiento de Zafra y que al final han sido llevados a cabo directamente por los promotores, por fin parece que se pone en funcionamiento el gran complejo del porcino ibérico construido en Zafra. El inicio de operaciones anunciado por los promotores será antes de que finalice el año. Actualmente se encuentra en período de pruebas.

Es uno de los macroproyectos previstos en Extremadura que culmina su construcción y empieza a funcionar. Está promovido por CIBEX (Complejo del Ibérico de Extremadura) constituido por las empresas: Señorío de Montanera, Grupo Montesano, Cárnicas Villar, Ibercom, Estirpe Negra, Grupo Campofrío y Grupo Alejandro Miguel.

De acuerdo con la DIA (Declaración de Impacto Ambiental) de este proyecto, se trata de la construcción de un matadero de porcino y sala de despiece, que por sus dimensiones y número de cabezas sacrificadas podíamos calificar como un macroproyecto. El porcino a transformar será fundamentalmente de la raza ibérica.

Sobre una parcela de 50 ha de extensión total, la superficie ocupada por las instalaciones del complejo asciende a 17.605,8 m2 (1,76 ha) y está previsto el sacrificio como máximo de 2.160 cerdos/día lo que se traduce en una producción de canales de 291 t/día. La capacidad de despiece máxima será de 1.080 canales/día, equivalentes a 145,5 t/día.

El presupuesto final ha rondado los 25 Millones de euros.

El matadero lleva anexo diversas instalaciones: recepción de animales, inspección, estabulación, aturdido y otras operaciones de matanza, inspección veterinaria “post mortem”, almacenamiento frigorífico y operaciones de expedición.

El área de despiece de canales dispone de zona de despiece, clasificado de piezas, almacén frigorífico, envasado, túnel de congelación e instalaciones de expedición de productos.

De igual modo se prevé la construcción de una EDAR (Estación de Depuración de Aguas Residuales), para entregar los efluentes depurados a la red municipal de saneamiento.

El complejo segedano del ibérico, se sitúa en una zona de dehesa con alta producción de cochinos de raza ibérica, y se pretende que su área de influencia se extienda al norte y oeste de Andalucía e incluso a la vecina Portugal.

Las actuaciones se iniciarán con el sacrificio de 200.000 cerdos al año para progresivamente ir alcanzando los máximos de actividad que se situarán en torno a los 450.000 cerdos anuales.

Esta macro instalación supondrá el sacrificio de un elevado número de cochinos en Extremadura, evitando su salida de la región para ser sacrificados fuera de ella. Esto traerá consigo que el valor añadido del proceso que supone su traducción en jamones, paletillas, lomos y otros derivados, se quede en Extremadura y la comercialización nacional o de exportación se lleve a cabo desde la región.

Es también muy importante la generación de puestos de trabajo que el complejo traerá consigo. Los promotores anuncian que se iniciará con 70 empleos para alcanzar los 100 cuando esté en plena producción.

La instalación de este matadero tiene una gran importancia para Extremadura, si se tiene en cuenta que el total de cabezas de porcino (incluyendo cerdo blanco e ibérico) sacrificadas en la región ascendió en la campaña 2021 a 568.757. El total de sacrificios de porcino en España en esa campaña ascendió a 58.370.485 cabezas. El sacrificio de porcino extremeño representó nada más que el 0,97 % del total español.

Respecto a los cerdos de raza ibérica el censo en el año 2021 daba 1.014.38 cabezas en Extremadura sobre 3.421.617 en España. Esto representa prácticamente un 30 % del censo español. Sin embargo, el sacrificio es bastante reducido y muchos animales salen hacia Guijuelo y Huelva para ser sacrificados y despiezados allí. Alrededor del 60 % de los sacrificios de cerdo ibérico se llevan a cabo fuera de Extremadura.

La construcción de este nuevo macro matadero en Zafra permitirá elevar sensiblemente el número de animales sacrificados y acondicionados en Extremadura, evitando su salida a otras regiones, de modo que el valor añadido se quede en nuestra comunidad autónoma.

Cuando esté a su máximo rendimiento, el matadero será capaz de sacrificar él solo cerca del 45 % del censo de ibérico extremeño. Su influencia alcanzará a otras regiones españolas, especialmente a Andalucía y es posible que sus efectos se extiendan a Portugal.

En conclusión, la industria agroalimentaria extremeña se ve reforzada con este nuevo complejo que supone un paso muy importante para transformar dentro de la región los productos agrarios obtenidos en ella.

Y hay que dar la enhorabuena a los promotores por emprender esta gran actuación que marcará un hito en la historia de la industria agroalimentaria de Extremadura.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta