Juguetes… ¿para todos?

Comparte en redes sociales

  • Puede servir para adelantar compras y ahorrar, pero se corre el riesgo de duplicar el gasto.

 En estos últimos días antes de Reyes se acumulan las prisas y las decisiones de última hora que, en ocasiones, nos pueden llevar a invertir más de lo debido en hacer felices a nuestros hijos. Tradicionalmente, había dos fórmulas para reducir su factura: la anticipación de las compras, pues muchas jugueterías y grandes superficies ofrecen descuentos en el mes de noviembre; y la comparación de precios, pues otros años hemos detectado diferencias entre establecimientos de hasta un 35%.

En esta ocasión, hemos vuelto a realizar esta comparación de precios y hay buenas noticias: la competencia sigue estando en buena forma entre jugueterías, grandes superficies y comercio electrónico.

En este sentido, nos ha llamado poderosamente la atención la práctica llevada a cabo por algunos de los establecimientos visitados; como puede observarse en la tabla adjunta, los precios de algunos de los juguetes comparados son muy parecidos o casi idénticos. Sin embargo, en algunas páginas web aparecía un precio más alto que, tras un atractivo descuento, se quedaba en otro más bajo que era, casualmente, igual que el ofertado por la competencia. Esto puede generar una falsa sensación en el consumidor de que está consiguiendo un ahorro importante cuando, en realidad, está comprando ese juguete al mismo precio que tienen otras tiendas y, además, el precio recomendado por el propio fabricante.

La generalización del uso de internet ha supuesto para sus Majestades la posibilidad de comparar precios de forma mucho más sencilla. Si observamos la tabla adjunta, veremos que hay juguetes cuya diferencia de precio entre distintas tiendas es prácticamente inexistente; sin embargo, en otros puede llegar a ser del doble.

Por tanto, el consejo es muy claro para los Reyes Magos: que recorran todas las tiendas que puedan con la carta completa, pues en ningún caso un sólo establecimiento es el más barato en todos los juguetes analizados.

Con todo, y aunque nuestro informe se centra en el ahorro que supone buscar y comparar, gastar más o menos no debe ser la prioridad a la hora de escribir nuestra carta; como siempre, la seguridad es lo primero. Y no es un mensaje alarmista sin fundamento. Rapex, que es como se llama el Sistema de Alerta Rápida de la Unión Europea de productos peligrosos para los consumidores, que incluye todo tipo de artículos excepto comida, medicamentos y productos sanitarios, ha lanzado, sólo en lo que va de año, 542 alertas relacionadas con juguetes. Y esta cifra se eleva a 6.776 si contabilizamos las emitidas desde que se creó esta base de datos, en el año 2005.

Es muy frecuente que, ante la avalancha de gastos que se aproximan, recurramos a bazares o a tiendas de comercio asiático para hacer realidad los sueños de nuestros hijos, pensando que podemos ahorrar. Y es cierto que estos juguetes son más económicos, pero las garantías de que cumplen las normas de seguridad desaparecen casi por completo.

Uno de los aspectos novedosos que hemos tenido en cuenta para realizar este estudio es el carácter sexista de los juguetes. ¿Sigue habiendo juguetes para niños y para niñas? Es cierto que, tradicionalmente, los catálogos de distintos establecimientos, distinguían entre juguetes masculinos y femeninos. Con el paso del tiempo, esta alusión directa se cambió por un código de colores, rosa para ellas, azul para ellos. En efecto, a las chicas se las suele identificar con tonos rosas, muñecas, belleza y labores del hogar y a los chicos con tonos azules, vehículos, superhéroes y muñecos de acción. Sin embargo, cada vez más padres y organismos reivindican la igualdad de ambos sexos.

De esto son conscientes los establecimientos jugueteros y, a decir verdad, esa distinción ha desaparecido en muchos catálogos. Pero cuando visitamos el establecimiento, la realidad es otra bien distinta. Así, mientras que en la parte de disfraces del catálogo vemos a una niña disfrazada de bombera o policía nacional, en la ilustración del envoltorio de esos disfraces en la tienda aparece un niño, estando reservadas las fotografías de niñas al etiquetado de los disfraces de “Hada-Princesa”, “Princesa del Hielo” y demás variantes.

También hemos visto patinetes idénticos, pero montados por niñas si son rosas y por niños si son azules. Igual que, casi sistemáticamente, en las cajas de las muñecas aparecen niñas y en las de garajes o juguetes de acción, son niños los que se divierten.

Parece que, en los juegos que simulan comportamientos hogareños adultos, sólo las cocinas tienen espacio para los niños; los cuidados del bebé, por ejemplo, son exclusivos para las niñas.

Como padres, podemos favorecer la igualdad evitando la distinción por colores, respetando las decisiones de nuestros hijos y educándoles para que escojan el juego que quieren sin dejarse condicionar por los roles establecidos en la sociedad.

Con motivo de las próximas fiestas de Reyes, la Unión de Consumidores de Extremadura-UCE, apela a la responsabilidad de los padres y a una mayor inspección de las autoridades, para que no se pongan a la venta juegos y juguetes que incumplen las normas de seguridad.

 Recomendaciones que se deben tener en cuenta a la hora de comprar un juguete:

 Atender a las necesidades y preferencias del niño y no a los gustos del adulto.

  1. Pensar que los juguetes y juegos deber ser adecuados para cada edad.
  2. Apostar por fabricantes reconocidos en el mercado. Buscar en la caja o embalaje el marcado CE. Esta etiqueta esta impuesta por la normativa comunitaria. Si un juguete de un país que no pertenece a la Unión Europea lleva la marca CE, significa que está falsificada y que ese juguete no cumple la legislación europea, además no tendrá las instrucciones en castellano o no serán lo suficientemente claras, por tanto debe rechazarlos.
  3. Que sean suficientes y variados pero nunca excesivos. Por eso conviene regalarlos no sólo en Reyes, sino a lo largo de todo el año. El juguete es un medio para educar y hacer feliz a un niño, y es necesario siempre.
  4. Muy importante es que los juguetes favorezcan la sociabilidad del niño, no hay que propiciar la adquisición de juguetes que induzcan a los comportamientos individuales, los juguetes deben ser didácticos, educativos o de distracción.
  5. Los juguetes que lo hacen todo con sólo apretar un botón, no ayudan a desarrollar las capacidades del niño. Cuando se han visto sus gracias unas cuantas veces, terminan arrinconados.
  6. Sin distinciones según sexo, esta división responde a unos hábitos culturales con los que se pretende delimitar, desde la infancia, las funciones del hombre y la mujer en la sociedad.
  7. Que no fomenten pautas de comportamientos negativas, como son la agresividad, la violencia o el consumismo.
  8. Que sean duraderos, los niños sufren cuando se rompe un juguete.
  9. No compres juguetes que hay que completar ( o seguir comprando), ya que incitan al consumismo.
  10. Visite tiendas y compare precios y modelos.

Además, exija siempre el ticket de compra o factura, es imprescindible a la hora de hacer alguna reclamación.

 Y recuerde… UN LIBRO DIVERTIDO ES EL MEJOR JUGUETE. Si las industrias libreras hicieran spots televisivos con libros de aventuras, posiblemente los niños pedirían más libros, que son una buena alternativa para las horas de ocio.

UNIÓN DE CONSUMIDORES DE EXTREMADURA


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.