Este informe al igual que los anteriores ha sido redactado por un equipo formado por miembros del Club Senior que son expertos en temas ferroviarios. La orientación del documento es eminentemente técnica dejando de lado cualquier tipo de consideración política sobre el tema tratado. Se analizan hechos concretos desde un punto de vista técnico que permiten determinar las características de las obras, la situación actual de las mismas y las posibilidades de terminarlas en los plazos previstos.

El informe analiza con detalle las obras del tramo Badajoz – Plasencia al que se concretan al día de hoy los plazos dados por el Ministerio. Estos son: nuevo tren en este tramo en 2019 y electrificación en 2020.

El problema para los extremeños es que la línea férrea completa es de Badajoz a Madrid y no de Badajoz a Plasencia, con lo que restarían 245 kilómetros desde la capital del Jerte a Madrid en el que un nuevo ferrocarril ni está ni se le espera, puesto que , de momento, se mantendría tal y como se encuentra hoy día.

Volviendo al pormenorizado informe que presentaron junto al presidente del Club Senior, José Julián Barriga, dos de sus redactores, los Ingenieros de Caminos, Norberto Díez González y Antonio González Jiménez ambos expertos en temas ferroviarios destacamos los siguientes aspectos que son de gran importancia para hacernos una idea de lo que será el tren “digno”.

El tren circulará en parte por vía nueva pero también lo hará por la vía antigua, de modo que de los 207 km que hay en el trayecto Badajoz – Plasencia, en 78 km (38 %) se seguirá utilizando la vía actual con velocidad máxima de 100 km/h y en 129 km (62 %) se circulará por vía de nueva construcción a velocidad máxima de 250 km/h.

Dado que en ambos tramos el tren ha de detenerse en diversas estaciones, los procesos de aceleración y deceleración que lleva consigo la entrada y salida de las mismas traerá como consecuencia que la velocidad máxima sólo podrá alcanzarse en el 48 % del recorrido.

Cuando se electrifique el tramo – hasta ese momento el servicio se prestará con convoyes de tipo diésel – podrán circular entre Badajoz y Madrid trenes de tipo Alvia híbridos con velocidades máximas que van de 250 km/h en vías de alta velocidad electrificadas, 220 km/h en vías convencionales electrificadas y 180 km/h en vías convencionales sin electrificar. No olviden que en el tramo Plasencia – Madrid se circulará por la vía actual en su totalidad.

La situación de las obras a día de hoy presenta una gran variabilidad ya que existen tramos con distintos grados de ejecución, por lo que sería prolijo entrar en detalles. Las conclusiones que el informe establece en relación con el cumplimiento de los plazos según tramos es el siguiente:

Badajoz – Cáceres: La vía es difícil que esté completamente terminada en 2019 y tampoco la electrificación parece posible que pueda estar terminada en 2020.

Cáceres – Plasencia: Es muy difícil que pueda estar terminada la plataforma incluidos viaductos a mediados de 2019 y por tanto casi imposible que esté extendida la vía en dicho año. La electrificación podría retrasarse aún más que en el tramo anterior.

Queda además por resolver el problema de las estaciones de las cuatro ciudades principales: Badajoz, Cáceres, Mérida y Plasencia y especialmente los fondos de saco de estas dos últimas ciudades en donde no parece lógico que los trenes lleguen al centro de esas poblaciones porque se producirían retrasos muy importantes. Y añado yo que se deberían construir nuevas estaciones fuera del casco urbano tal y como ocurre en ciudades como Tarragona, Segovia o Cuenca con las del AVE.

El informe llega a la conclusión final de que es muy difícil por no decir imposible que se puedan cumplir los plazos comprometidos de puesta en marcha de un nuevo tren entre Badajoz y Plasencia en 2019 y con vía electrificada en 2020.

También destaca el informe que en el trayecto pendiente entre Plasencia y Madrid todavía no se han licitado los nuevos proyectos de 5 de los 7 tramos entre Talayuela y Madrid y dados los tiempos necesarios de redacción, licitaciones y construcción es improbable que el tren extremeño Badajoz – Madrid esté terminado antes de 2025.

Concluyo yo, y lo que sigue no figura en el informe del Club Senior de Extremadura sino que es de mi cosecha exclusivamente, que los extremeños tendremos que seguir penando para obtener un tren “digno” para llegar a Madrid como poco hasta 2025. Entretanto el presidente dialogante le ha suministrado a Cataluña 1.400 millones de Euros para mejorar unas infraestructuras estupendas de las que ya disfrutan hace años, más otros 2.200 millones para que sigan jugando a la independencia catalana.  La clave del asunto reside en que los extremeños no somos independentistas. ¡Qué pena¡

1 Comentario

  1. Creo que no debemos hacer recaer toda la responsabilidad del desastre ferroviario extremeño, en el actual Gobierno. La obsolescencia de nuestros ferrocarriles, viene de muy atrás, de décadas atrás.

    A los extremeños nos parecía, hace años, que nuestros trenes estaban bien, cuando todavía no te dejaban tirado en medio del campo, ni ardían, ni descarrilaban; pero un viajero catalán, que iba a Cáceres, en el Talgo, el año 1998, me comentó su extrañeza por que ese tren estuviera todavía en servicio, y porque la vía por donde circulaba, provocaba un traqueteo, que no recordaba desde hacía ya muchos años.

    Los trenes extremeños, llevan en el tercermundismo, mucho más tiempo del que creemos. Pero los extremeños, hemos estado a las órdenes de los políticos de Madrid, que nunca han mirado por nuestra tierra, la verdad sea dicha. Somos los extremeños los que deberíamos mirar por lo nuestro, y no esperar a que vengan a ponernos las cosas. Hemos estado callados todo este tiempo, conformándonos con el subdesarrollo, y ahora tenemos lo que nos merecemos. Las prisas nos tenían que haber entrado mucho antes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.