LOS PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS

Comparte en redes sociales

Los premios  Princesa de Asturias se han concedido siempre  a personas de gran nivel intelectual y social. Uno de los más destacados fue el profesor  Michael Sandel, que recibió el título  en el año 1918. Catedrático de la Universidad de Harvard, ha realizado un trabajo excelente en los estudios de  bioética, publicando varios libros y un sinfín de artículos en revistas y periódicos. Se dice que decidió acercar la filosofía de  Sócrates a las masas.

Es importante recordar en estas fechas en las que pronto se entregaran los premios de este año, a uno de los ensayos de este gran filósofo  titulado “Contra la perfección” que expuso con excelencia  la   ética del perfeccionamiento humano. La obra comienza  presentando un relato curioso. Hace algunos años una pareja  de mujeres sordas decidió tener un hijo  sordo. Las integrantes de la pareja estaban orgullosas de serlo, consideraban la sordera como una identidad cultural no como una discapacidad. Con la esperanza de concebir un hijo sordo buscaron un donante con cinco generaciones de sordos en su familia y tuvieron éxito, su hijo Gauvin nació con sordera. La historia publicada en un periódico de gran tirada, provocó  unánime condena. Recibió miles de críticas, un rechazo absoluto a la idea de intentar  tener un hijo con discapacidad. La pareja argumentó que solamente pretendían que su hijo fuera como ellas,  con la misma situación de la que  disfrutaban. Poco antes de que surgiera la controversia había aparecido un anuncio en un diario estudiantil. Una pareja buscaba a un donante de complexión atlética y con una altura superior a 1,77 .Se ofrecía al donante  una cuantiosa cantidad  por esta aportación. Sin embargo esta extraordinaria oferta no despertó ningún reproche como lo había hecho la petición de un donante con sordera, si bien en realidad era igualmente rechazable.

Los avances de la genética suponen, según Sandel al mismo tiempo una promesa y un problema. Al igual que la cirugía estética la modificación genética emplea conocimientos y medios médicos para fines extra médicos, no relacionados con la cura de enfermedades o la mejora de la salud. La diferencia entre curar y mejorar es, sin duda, una diferencia moral.

Los artículos de Sandel sobre justicia, ética, moral política y la democracia y mercados han sido y siguen siendo de gran importancia .Se han traducidos a 27 idiomas y el eminente filósofo  ha dado conferencias en todo el mundo como señala la página Web de la Universidad de Harvard. Defiende una “justicia orientada al bien común, en la que los gobiernos puedan intervenir para evitar los excesos de la economía de mercado y las desigualdades sociales”. Durante casi treinta años  dicta un curso de Justicia sobre filosofía moral y política  en su cátedra abordando temas candentes  de nuestro tiempo, como el aborto, el suicidio, la investigación con células madres, todos muy lúcidos y sutiles. Cerca de 15.000 alumnos se matriculan en la asignatura, una de las más solicitadas en la Universidad. Se ha comentado que la Universidad se ve obligada a sortear las plazas ante la imposibilidad de dar entrada a todas las solicitudes.

Por los temas que trata y su disposición a dialogar amablemente con el público, este norteamericano es descrito como “el filósofo vivo más relevante” y el “profesor más popular del mundo”. Plantea preguntas de gran enjundia y difíciles de contestar. Por ejemplo ¿está bien que  se permita vender un riñón? ¿Deberían los servicios de salud y educación ser parte de mercado y venderse a los usuarios?

La Fundación Princesa de Asturias  premió a este  filósofo  como “un representante de la teoría comunitaria, corriente del siglo XX, contraria a las posturas individualistas”. Un pensador que mereció sin duda, este extraordinario premio. Los candidatos de este año  tienen también gran relieve. Son un buen ejemplo para el reconocimiento a la ciencia y a la sociedad.Citar  especialmente a José Andrés por su ONG kitchen y al gran filósofo de etnia bengalí Smartya Sen, que ha asombrado al mundo con sus extraordinarias teorías, sin olvidar a  los demás  candidatos todos de gran prestigio.

GUADALUPE MUNOZ ÁLVAREZ

ACADÉMICA CORRESPONDIENTE DE LA REAL ACADEMIA DE JURISPRUDENCIA Y LEGILACIÓN


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.