¿QUÉ FUE Y QUÉ HIZO EL IRYDA?

Comparte en redes sociales

Hace unos días, en el marco del programa de formación del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, se celebró una jornada telemática bajo el título ¿Qué fue y qué hizo el IRYDA? IRYDA es el acrónimo del Instituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario.

José Luis Montero Casado de Amezúa, que ocupó en su día el cargo de jefe provincial del IRYDA en Cáceres, desde ANIADE (Asociación de Ingenieros Agrónomos del Estado) ha sido el principal impulsor gracias a cuya excelente gestión se ha llevado a cabo esta jornada.

150 conexiones telemáticas dan fe del éxito de la misma, que ha tenido un grado de seguimiento muy por encima de la media de este tipo de jornadas que está en 50 conexiones.

El evento desarrollado a lo largo de la mañana albergó siete ponencias que describieron la labor llevada a cabo por el IRYDA, organismo autónomo del Ministerio de Agricultura que fue creado en 1971, fusionando el Instituto Nacional de Colonización (INC) y el Servicio Nacional de Concentración Parcelaria y Ordenación Rural (SNCPOR) y que término sus días en 1995. Previamente desde 1985 sus competencias en reforma y desarrollo agrario fueron transferidas a las diferentes comunidades autónomas.

La sesión abarcó las siguientes partes de las que fueron ponentes:

  • Presentación: génesis, desarrollo e inactividad. El IRYDA y la Ley de Reforma y Desarrollo Agrario. – José Luis Montero Casado de Amezúa.
  • Regadíos del IRYDA – José Ignacio Sánchez Sánchez-Mora.
  • Pueblos de colonización – Juan A. Blanco Rodríguez.
  • La Concentración Parcelaria – Julio César Mancebo Gordo.
  • Las obras en el IRYDA – Ricardo Segura Graíño.
  • El Plan Almonte-Marismas y Doñana: en busca de un desarrollo sostenible – Joan Corominas Masip.
  • Actuaciones en fincas, programas menores. Conclusiones finales – José Luis Montero Casado de Amezúa.

 El IRYDA organismo sucesor del INC y del Servicio de Concentración Parcelaria llevó a cabo una ingente labor de transformación de las estructuras del campo español, con actuaciones de una gran intensidad jamás habidas en España.

 Entre el INC y el IRYDA en el período que media entre 1949 y 1985 transformaron en regadío casi 1 millón de hectáreas (992.000 ha), lo que supuso una velocidad media de transformación de 26.000 ha /año. La puesta en regadío con su generación de rentas y empleo puso las bases para el desarrollo económico y social de las zonas transformadas que siguen siendo a día de hoy las de mayor renta y empleo en los territorios y las que mantienen y fijan la población.

 Dentro del programa de colonización se construyeron 250 pueblos, 20 núcleos diseminados y se ampliaron 16 núcleos existentes para albergar a los colonos que se instalaron en las zonas regables. Estos empresarios cultivarían las tierras en exceso expropiadas o adquiridas por el INC y el IRYDA. Estos pueblos, proyectados por un grupo de destacados arquitectos, constituyen un ejemplo de urbanismo adaptado al territorio. Alguno de ellos como Vegaviana, diseñado por el arquitecto José Luis Fernández del Amo, en la zona regable del Borbollón en la provincia de Cáceres, recibió premios internacionales de urbanismo rural en Moscú y Sao Paulo.

 La concentración parcelaria supuso una importante actividad del organismo para mejorar la estructura de las explotaciones, especialmente en las zonas con mayor división parcelaria: Galicia, Asturias, Castilla y León, Castilla la Mancha. En el año 1986 se había actuado sobre 5,5 millones de hectáreas y afectado a 1,177 Millones de propietarios y se tenía previsto actuar sobre otros 2,5 millones de hectáreas. Fue una labor que concentró la propiedad para mejorar la explotación, mejoró la red de caminos y desagües para facilitar el acceso a las nuevas explotaciones y el drenaje de los excesos de agua y otorgó títulos de propiedad inscritos en el registro.

 El IRYDA llevó a cabo un amplio abanico de obras: pequeñas presas, en las grandes zonas las presas principales las construía el Ministerio de Obras Públicas a través de las Confederaciones Hidrográficas, redes de riego por acequias o tuberías, estaciones de bombeo, red de caminos de acceso a parcelas y red de drenaje de las zonas tanto en las regables como en las de concentración parcelaria en una actuación en la que participaron los servicios centrales, los regionales y los provinciales así como los parques de maquinaria del IRYDA ubicados en las diferentes regiones. También se hicieron obras especiales de industrias agrarias: bodegas, almazaras, almacenes o lonjas.

Valderrosas, pueblo de colonización perteneciente a Carcaboso

 La zona de Almonte – Marismas se pone como ejemplo de estudio de una zona muy compleja con muchos problemas medioambientales, que al final ha tenido que reducir su extensión y adaptar las superficies regables a los recursos subterráneos renovables. Aunque esto haya supuesto problemas con los regantes.

 El IRYDA completaría su actuación en las zonas de ordenación de explotaciones con ayudas y auxilios económicos a los propietarios para mejorar sus empresas y a los ayuntamientos para adecuar sus infraestructuras urbanas a través de las líneas de ayuda de mejora del medio rural.

El IRYDA fue un organismo muy potente con unos 5.000 trabajadores (funcionarios y laborales) distribuidos por toda España y coordinados por los servicios centrales. Ingenieros, Arquitectos, Letrados, Ingenieros Técnicos y Peritos, Sociólogos, Químicos, Economistas, Veterinarios, Calculistas, Delineantes, Administrativos, Auxiliares, Mayorales y Guardas formaron un organismo muy compacto y muy bien dirigido y organizado que llevó a cabo una importante labor en el agro español.

En su vertiente internacional prestó asesoramiento en materia de regadíos y concentración parcelaria a diferentes países latinoamericanos especialmente a Brasil cuya colaboración con el DNOCS fue muy intensa. También formó en materia de regadíos por medio de los cursos impartidos en Brasil durante tres años a 450 ingenieros agrónomos y civiles. Este proceso de formación se completaría con los másteres impartidos en el CENTER (Centro Nacional de Tecnología de Regadíos).

En resumen, la jornada sirvió para que las nuevas generaciones de funcionarios del Ministerio, pudieran conocer lo que fue el IRYDA y la labor que desarrolló. Un organismo que ha dejado una huella muy profunda en las estructuras agrarias de España.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.