TIEMPO DE CONSTITUCIÓN, TIEMPO DE JUECES, TIEMPO DE URNAS

0
47

Ayer asistimos al último acto del proceso iniciado por el Gobierno de la Generalidad de la Comunidad Autónoma de Cataluña del Reino de España camino de la ilegalidad y la inconstitucionalidad. Agotado el mismo no cabe más que la aplicación de la Constitución, de la Ley y de la Democracia.

Los calificativos no valen, todo lo que se pueda decir del acto de ayer es válido, mejor enunciar los actos importantes:

–          Primero, en el pleno el Excelentísimo y Honorable Presidente de la Generalidad, máximo representante del Reino en su Comunidad, se declaró en rebeldía contra el mismo y proclamó su partición, eso es un delito penado con cárcel. No hace falta decir más.

–          Segundo, la firma del documento después es un acto falso, ajeno a la inmunidad parlamentaria y sin la cobertura de la “Sede Parlamentaria” pues para contar con la misma se requiere la convocatoria oficial y la previa y válida constitución en pleno o en comisión de los diputados. Jurídicamente no existe, salvo para determinar la malversación de los recursos del Parlamento en la materialización de un acto privado, ajeno al mismo, pero costeado con recursos públicos.

Dicho lo anterior sólo quedan tres cosas:

–          Tiempo de Constitución, para aplicar lo en ella previsto e intervenir la Administración Autonómica de Cataluña evitando la consumación de un golpe de estado que quiere consolidar su posición invocando un dialogo que no puede existir ni tiene reconocimiento alguno. Sustitúyase el Gobierno Autonómico por una gestora y asuma las competencias del Parlamento de Cataluña el Senado hasta las próximas elecciones en la citada Comunidad.

–          Tiempo de Jueces, para que caiga el peso de la Ley sobre todos los que han incurrido en delito, con las penas, multas e inhabilitaciones que correspondan, sin rencor pero con rigor, con justicia y equidad, comenzado por el efectivo embargo de los bienes del Señor Mas y sus secuaces el próximo día 20 del presente mes.

–          Tiempo de Urnas, para que poniendo las de verdad se conforme un nuevo Parlamento de Cataluña, sabiendo que de volver a las andadas el camino está cerrado y que volverá a pasar lo mismo.

Se acabó el tiempo de la eterna reivindicación y del lloroso victimismo. La Constitución y el Estatuto de Autonomía son un punto final de convivencia y de democracia, no el de partida hacía ningún sitio no previsto y sólo los españoles, todos, pueden cambiar la Norma, desde la Norma, para darse una nueva Norma, póngalo en sus programas electorales y ganen las elecciones para hacerlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here