Torre Lucía se llena en la primera jornada del Festival Folk de Plasencia

Comparte en redes sociales

Dos estilos totalmente diferentes fueron los que ofrecieron De la Carmela y Kaláscima en la primera jornada de Folk Plasencia 2018, el jueves 23 de agosto, ante un público igualmente entregado, primero a los catalanes y después a los italianos.

De la Carmela inauguró la noche con versiones joya de temas tan conocidos como Lágrimas Negras, Toda una vida o El Rey, aplaudidos, bailados y coreados por un auditorio que llenó Torre Lucía. Acudieron en versión Quartet, con la guitarra de Daniel Felices, el contrabajo de Carlos Felices y la percusión de Sergio Martín, arropando a la elegante Queralt Lahoz y su bonita voz.

Algunos ya tuvieron el placer de escucharles en Plasencia el pasado mes de febrero durante la celebración del encuentro literario Centrifugados, aunque acturaron para un público más reducido y en aquella ocasión solamente estuvo el dúo formado por Lahoz y Daniel Felices.

Su concierto, anoche, fue un comienzo perfecto en un jueves que se estrenó con dos actuaciones en lugar de tres como venía siendo habitual en las anteriores ediciones; una menos en esta ocasión, con la mirada puesta en el viernes para muchos laborable.

Tras el escenario, los italianos de Kalàscima no se resistieron a bailar algunos de los temas con los que De la Carmela abrió la primera noche de Folk Plasencia 2018 con tanta elegancia como acierto. Una vez sobre las tablas, los seis músicos demostraron que cuando alguien se lo pasa bien sobre el escenario, lo hacen también quienes están abajo.

Lo suyo fue verano y fiesta, Mediterráneo con sabor a sur de Italia, una explosiva mezcla de tradición y modernidad que hizo que algunos temas sonaran, incluso, a puro rock.

De su mano, el público paseó por ritmos meridionales con toques balcánicos, irlandeses o klezmer. Hicieron sonar instrumentos tradicionales y otros menos  habituales, como la zampogna, con los que supieron meterse en el bolsillo a un público que tocó palmas  y bailó.

Folk Plasencia es el festival en el que los artistas no tienen reparo en mezclarse con el público, como hizo Querolt La Hoz, alma mater de Carmela, para tomarse fotos con quienes se lo pidieron. Los Kalàscima lo harán este viernes, a las ocho de la tarde  en el parque de La Isla, para enseñar a bailar tarantela a quienes lo deseen, en el primero de los talleres gratuitos que complementan los conciertos de esta 23 edición de la cita folk por excelencia de Extremadura.

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.