¿Tu sobrino diseñó la página web de tu negocio?

0
47
Diseño web profesional en Extremadura Digital

¿Dejarías tu web en manos de un aficionado?

Sea por ahorrar unos euros, por inconsciencia, o porque “al chico le hace ilusión”, encargar el diseño web de tu empresa a alguien sin experiencia es arriesgarse a perder ventas e imagen pública.

¿Realmente es necesario que la web la haga un profesional?

Eso depende de si te tomas en serio tu empresa. Si te esfuerzas en ofrecer un producto de calidad y una buena atención a tus clientes, ¿querrás que tu sitio web esté hecho de cualquier manera? Sin duda, contratas al resto de tus proveedores tras estudiar su relación calidad-precio.

Sin duda, merece la pena invertir un poco más para que tu sitio web, es decir, tu imagen en Internet, sea la mejor que puedas conseguir. Son tus posibles clientes los que verán esa página y deducirán el nivel de tu empresa de acuerdo a esa primera impresión.

Como es lógico, cada caso es diferente, y la inversión que puede afrontar una PYME consolidada no es la misma que puede permitirse un joven emprendedor. Por tanto, lo fundamental es rentabilizar bien nuestra inversión, sea poca o mucha.

Para asegurar esa eficacia, necesitamos técnicos capacitados y con amplia experiencia profesional, que te asesoren sobre la estrategia más adecuada en tu caso particular y puedan implementarla con garantías.

Un diseño web barato sale caro

Hemos escuchado ese dicho en numerosos ámbitos, y también se aplica a  sectores tan técnicos como el marketing online y el diseño web. Una página web lenta, desfasada o poco atractiva a la vista, que no está preparada para mostrarse correctamente en teléfonos móviles y tabletas, imposible de posicionar bien en Google, de manejo incómodo (mala usabilidad web), y que, en definitiva, no consiga que el potencial cliente se ponga en contacto con tu empresa, será una mala inversión, aunque el coste haya sido muy bajo.

En vez de ofrecer un servicio barato, yo prefiero que sea económico, y de calidad. Tu imagen en Internet es, de hecho, tu principal imagen pública, y cada vez es más importante transmitir en tu web una óptima imagen de tu negocio.

Mi cuñado es un “manitas”, y mi sobrino hizo un curso de informática

Está claro que un aficionado, por muy voluntarioso que sea, no puede afrontar este tipo de trabajo con garantías. Pero para obtener buenos resultados, es necesario encarar el diseño web desde varios puntos de vista, lo que difícilmente puede conseguir un solo profesional:

  • Ser informático no garantiza estar capacitado para todo tipo de trabajos que se realicen con ordenadores. A pesar de ser informático, no sabría redactar un documento legal complejo, preparar un plan de prevención de riesgos laborales, hacer cálculos de ingeniería, diseñar un plano arquitectónico, elaborar una tesis de microbiología, o tramitar la importación de lavadoras coreanas. Aunque todas esas tareas se realizan mediante programas de ordenador. Varias décadas de experiencia manejando ordenadores no me convierten en experto en todas esas materias.
  • Los diseñadores gráficos trabajan con imágenes en alta resolución (puntos por pulgada), necesarias para que se imprima con calidad. No saben que los gráficos de una página web deben ser optimizados para reducir su tamaño en kilobytes. Acostumbrados a trabajar en DIN A4 y otros tamaños exactos, se descolocan cuando tiene que enfrentarse a que una página web no tiene un ancho fijo y predeterminado, porque debe adaptarse dinámicamente según el dispositivo (PC, portátil, smartphone, tablet, smart TV…) que el visitante use para navegar (responsive design para móviles).
  • Por otro lado, están los técnicos SEO, algunos de ellos sin experiencia laboral en el sector y cuyos conocimientos se limitan a un curso de 30 ó 50 horas. Generalmente, no tienen conocimientos de  WPO, código HTML, usabilidad web y otras disciplinas imprescindibles para desarrollar un sitio web de calidad.
  • Por descontado, quien ni siquiera tenga uno de estos perfiles, por mucha voluntad e inteligencia que pueda desplegar, no parece la opción más interesante para abordar una tarea tan compleja.

El enfoque multidisciplinar en el diseño web

Al afrontar un nuevo sitio web para un cliente, o el rediseño de uno obsoleto, comenzamos analizando sus necesidades, sus expectativas, su competencia y su público objetivo. Y lo hacemos desde una visión multidisciplinar: diseño gráfico, desarrollo web y marketing online, valorando el posicionamiento SEO, la usabilidad web, y los factores de conversión que favorecen la conversión del visitante en comprador.

La mejor garantía de éxito es contar con un equipo profesional competente y experto, bien coordinado y que haya realizado numerosos proyectos en común.

Errores de los “diseñadores web” novatos

A menudo nos contratan empresarios que descontentos con un trabajo deficiente que le ha hecho algún familiar, un conocido, o un freelance sin la adecuada experiencia.

Hemos oído casos de “profesionales” que han dejado el trabajo a medias a la menor dificultad o por falta de seriedad e implicación, que retrasan o paralizan la finalización de la web, o incluso que retienen el nombre de dominio, y niegan que su propietario pueda gestionarlo a su voluntad.

Otros sufren de síndrome de Diógenes, y acumulan widgets (módulos a cual más vistoso, pero que ralentizan la carga de la página), amontonan fuentes tipográficas y colores sin criterio estético… desviando la atención del visitante de tu objetivo: proporcionar a tu cliente la información que pide, y animarle a contactar contigo.

¿Y qué decir de los que meten con calzador la plantilla más superguay que encuentran, sin tener en cuenta las necesidades del visitante, sin conocer a la empresa ni a sus potenciales clientes? Algunos desconocen que hay que teclear textos alternativos a cada imagen, elegir cuidadosamente los nombres de archivo de páginas y fotografías, siempre aplicando lo aprendido en un análisis SEO previo. Los que insertan una impactante animación Flash en la página de inicio (o peor aún, una que incluye todo el contenido de la web), porque no saben qué es la indexación en buscadores. Otros no comprueban los enlaces rotos, contratan el nombre de dominio sin el necesario alojamiento, o con uno insuficiente, sólo porque “era muy barato”.

A menudo tenemos que detectar y corregir errores similares que han cometido aficionados y novatos, para “deshacer el entuerto” y resolver el problema de nuestros nuevos clientes. Frecuentemente es más económico abandonar la web antigua, para comenzar desde cero con garantías.

Confía en los profesionales del diseño web

Si has llegado hasta aquí, ya sabes que el diseño web no es tan sencillo como escribir en FaceBook o en WhatsApp. Como dice el refrán, “Zapatero a tus zapatos”.

Así pues, si tu sobrino se ofrece a crear la página web de tu negocio, échate a temblar…

Fernando Sánchez Gómez
www.DiseñoWebGlobal.es

Cliparts: www.freepik.es y vectorcharacters.net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.