El Banco de Sangre y Leche Materna de Extremadura tiene un buen nivel de reservas de sangre

Comparte en redes sociales

Así lo ha afirmado el director del centro, José María Brull, que ha señalado que ahora se está bien y “razonablemente tranquilos” gracias las óptimas reservas y que no se prevean problemas.

No obstante, ha puntualizado que están pendientes de la próxima Semana Santa ya que es un periodo complejo por factores como el descenso del número de donaciones debido a que muchas personas se van de vacaciones y porque suele aumentar el número de accidentes de tráfico al haber muchos más desplazamientos.

También ha explicado que el pasado año hubo unas 47.000 donaciones y que, de seguir el ritmo actual, para este se prevé lograr más de 50.000.

Sobre 2016, Brull ha dicho que fue complicado porque hubo menos afluencia de sangre al detectarse en Andalucía tres casos del “virus del Nilo”, lo que hizo que muchos extremeños que visitaron esa región no pudieran hacer donaciones como medida de precaución por si estaban infectados.

Este factor se unió al tradicional descenso de donantes durante los meses de verano a causa de las vacaciones.

No obstante, “la gente respondió bien” y, además, el Banco de Sangre ha trabajado para elevar el número de colectas por las localidades extremeñas y mejorar su preparación.

En cuanto a la donación de leche materna, Brull ha explicado que hay “noticias positivas” ya que en 2016 hubo 39 donaciones y sólo en el último mes ya se han registrado 9 donantes nuevas.

También ha agregado que, para facilitar el proceso y la cooperación de las mujeres, se ha llegado a un acuerdo con una empresa de transporte para abrir rutas de recogida de la leche congelada en los propios domicilios de las cooperantes.

Antes, ha dicho, la colaboración era más difícil porque éstas tenían que congelar la leche materna y, posteriormente, trasladarse largas distancias para entregarla en los hospitales.

Por otra parte, también se ha referido a la donación de cordones umbilicales y ha dicho que el Banco está “regular”.

En este sentido, Brull ha argumentado que muchos cordones que antes se entregaban al centro ahora, por prescripción facultativa, se reservan para atender las necesidades de los recién nacidos y evitar que sufran carencias de hierro y otros problemas, lo que ha dicho que es comprensible.

No obstante, ha continuado, mientras que el pasado año se registraron unas 300 donaciones para este año ya se prevé recibir unos 350.

Además, el Banco ha incrementado los criterios de exigencia de los cordones con el fin de aumentar la calidad del servicio que se presta


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.