CON VIENTO EN CONTRA Y CON UN DESTINO CLARO, por Susana Padilla

En un iceberg apenas sobresale la superficie del agua un 10% del total de su masa de hielo, el resto permanece oculto, es una descomunal montaña de agua congelada que se mueve según le llevan las corrientes del océano; lo que de él vemos, lo que aflora a veces nos puede deslumbrar por su belleza, pero en realidad no deja de ser el brillo efímero de su gran y a veces tenebroso fondo oculto.

0
1129

Todos lo sabemos, sí es eso, una gran masa de agua petrificada con una corta vida que, poco a poco se desvanece según avanza hacia aguas cálidas. En ocasiones hay grupos humanos que se comportan como esas enormes montañas congeladas y que plácidamente avanzan sin aparente rumbo, hasta que, ya tarde, ven que no llegaron a ninguna parte, ese momento será muy tarde y veremos angustiados como hemos dilapidado gran parte de lo que nació siendo un hermoso proyecto.

Frente a esa masa inerme de hielo, el ingenio humano idea como avanzar usando lo mejor de sí mismo, ya sea sobre aguas frías, sobre aguas cálidas o ardientes, con vientos en contra, a veces suaves y llenos de quietud, a veces huracanados. Esos hombres navegan sin ocultar nada, se ve todo el casco de la embarcación sobre la que bogan, nada escoden. Frente a la pesada mole sin rumbo preciso del iceberg, el hombre idea cuando el viento sopla en contra y como elegir la dirección precisa, el rumbo que el mismo desde su criterio se marca, sin contaminar las aguas, sumando consigo a cuantos quieren avanzar hacia una meta compartida.

En un mundo de recursos limitados y grandes necesidades, el cargar con montañas de hielo que irremediablemente acaban por desvanecerse no parece que sea buena idea si se quiere llegar a un destino limpio, esa forma de ir hacia ninguna parte con esa rémora, no augura un buen final es una rémora que se alimenta y destruye así misma. En un barco a vela la forma de esta, de su casco, el esfuerzo conjunto de su tripulación, de su piloto el poner las fuerzas adversas de la naturaleza al servicio del hombre, el no detenerse ante la fuerza adversa del viento, el aprovecharla y con inteligentes ceñidas y avanzar en su contra hacia el objetivo pensado, es la manera de progresar.

¿Existe un iceberg en la agrupación local del PSOE de Cáceres?, si usamos un lenguaje políticamente correcto posiblemente nadie lo diría en un foro abierto a los ciudadanos, si hablamos en círculos reducidos y entre cacereños militantes o no, pero conocedores de la vida interna del partido, todos dirían un rotundo sí. ¿Pero quién nos lastra?, ¿quién como una lapa se aferra al fondo y nos lleva sin rumbo?. Mirad ese pesado lastre sindicado, aferrado desde hace tiempo en las entrañas del PSOE de Cáceres, adherido al fondo de él, nos hará ser efímeros y nos condenará a durar mientras dure la masa de hielo vagando sin rumbo por aguas saladas, pero finalmente acabará por convertirnos en pequeños fragmentos poco más útiles que para enfriar una bebida refrescante. ¿Quién entre nosotros no se da cuenta que la sociedad mira hacia otro lado?, ¿quién no ve que la sociedad se fijará en aquellos que ofrezcan una meta clara y un camino visible y limpio?, en ese momento de nuevo se subirán al barco de vela que nada le lastra, al barco que avanza sin contaminar, sin dejar manchas de aceite sobre las aguas, sin hacer ruido que perturba el oído de las ballenas.

Alguien se ocupará de hacer un análisis de los resultados de las elecciones del pasado domingo día 10 para elegir candidato por el PSOE a la alcaldía de Cáceres. Yo no lo haré, yo tan sólo quiero invitarte a subir a este barco que tiene por delante una dura lucha contra fuertes y adversas corrientes de agua, contra vientos fuertes y seguro que a veces contaminados, no ofrezco nada a nadie, no ofrezco puestos de capitán de barco, ni de oficial de puente, ni de piloto, ni de práctico, ni de patrón, ni de contramaestre. Sí te pido que te sumes a trabajar duro y seguramente a quitar parte de tus horas a la familia y los amigos, te pido que me des ideas, que aportes talento para construir este velero y una vez logrado, te pido que te subas a él que, embarques e ir juntos a la búsqueda de un destino claro, democrático y solidario, a la búsqueda de una meta que todos los socialistas llevan en su corazón.

Para ello y por ello, en estos días estamos metidos de lleno en dar continuidad a un proyecto que sin descanso, desde la Plataforma que ya tiene forma, miembros y apoyos de una buena parte de la militancia, seguirá el rumbo de ese barco, lleno de responsabilidad, esfuerzo, trabajo  y sobre todo de ideas para conseguir un Cáceres mucho mejor y con claros visos de futuro.

Susana Padilla es militante del PSOE en Cáceres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.