Isabel Bachetet, Presidenta de Chile: Cuando una mujer entra en política, cambia la mujer. Cuando  en la política entran muchas mujeres, la que cambia es la política.

Amelia Valcárcel, filósofa: El feminismo es el mejor aliado de la democracia y nuestra pequeña polis necesita de los dos.

El 8 M comenzó una nueva etapa en nuestro país, que ahora se va notando y pian pianito, consolidando, reafirmándose.

Más allá de los grandes retos como país, la política local es un eje fundamental para construir una nueva sociedad que, desde mi punto de vista, debería ser feminista no por moda, sino por simple necesidad y como ejemplo de sociedad que mira al futuro. No creo que, a estas alturas, sea necesario aclarar en qué consiste el término, pero a mí me gusta partir de una buena cimentación para la construcción de todo y no tener que rehacer posteriormente. En pocas palabras, lo que entiendo como feminismo, no es el mal entendido machismo de las mujeres como algunos se apresuran debatir del tema y, lamentablemente, a elevar el tono como si de un himno se tratara; el feminismo es igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Igualdad. Ahí radica el secreto del concepto y, curiosamente, el buen entendimiento del mismo. Sin necesidad de levantar la voz. Se trata de que seamos una única sociedad. Nada de fragmentaciones.

De ahí, que una sociedad que mire hacia el futuro, necesite de la perspectiva de género e igualdad y permita ser introducida en cada ámbito de nuestra vida. Por ello, debería hacerse evidente la construcción de una ciudad compacta, bien comunicada e iluminada, accesible y que favorecerá la lucha contra la desigualdad económica (recordemos que la pobreza tiene cara y nombre de mujer en pleno siglo XXI). Y a su vez, consiga combatir la violencia sexual asumiendo que, la violencia de género, es nuestro enemigo más férreo. Llegados a este punto, es el Estado el instrumento único que permite una vertebración social a través de sus múltiples recursos.

María Elia Gutiérrez Mozo dice en su artículo, Introducción a la Arquitectura y el Urbanismo con perspectiva de género:

“Aplicar  la  perspectiva  de  género  en  el  urbanismo supone posicionar en igualdad de condiciones el mundo productivo y el reproductivo. Supone un urbanismo de  proximidad  adonde la experiencia de las personas constituye una fuente básica de conocimiento. Se trata, además, de un trabajo transversal, transescalar e interdisciplinar.”

¿Y cómo conseguimos una ciudad con este perfil feminista? Esa pregunta me la hago diariamente desde hace más de dos décadas; tomo especial conciencia cuando empiezo a cuidar ancianos, aumenta en mi acceso al mundo laboral y culmina, con las ganas de dar con una solución, en el momento en el que fui madre. Y si no es dar solución, por lo menos es iniciar un camino.

Una ciudad feminista, una ciudad para la ciudadanía, debe tener soporte en la institución más básica (y probablemente la más importante para la vida). De esta forma, una ciudad con servicios de educación de cero a tres años gratuitas, con una ayuda a la dependencia, con mayor soporte de la ayuda a domicilio, que permita la introducción de perspectiva de género en trabajadores y trabajadoras dependientes del Ayuntamiento, con un plan específico de empleo para mujeres que sufren las consecuencias de una sociedad asimétrica y patriarcal, con la persecución y castigo administrativo a proxenetas y que permita luchar de una forma eficaz contra la trata con fines de explotación sexual de mujeres y niñas… Todo esto son ejemplos de lo que nos quiso recordar la Sociedad española, la extremeña y la cacereña, masivamente, el pasado 8 de marzo.

Quiero recoger, junto con mi equipo, ese mandato para representar a todas esas mujeres, que junto con muchos hombres, salieron a gritar que nuestras vidas no pueden seguir marcadas por nuestro género, que el miedo no puede seguir instalado en nuestras vidas, pudiendo gestionar, desde cada rincón, un verdadero cambio para todas. Para todos. Y ojalá llegue un día en que no haya diferenciación en este sentido y hablemos, únicamente, de personas.

La necesidad de poner el ayuntamiento de nuestra ciudad a la velocidad de la sociedad civil y de sus demandas, pasa por verdaderos cambios y que, como he dicho antes, es la administración la herramienta principal articuladora. De esta forma entiendo que sus principales ejes son: perspectiva de género y presupuesto.

Quiero terminar indicando que nuestro Presidente, Pedro Sánchez, ha dado un paso adelante histórico, a saber. Ha conformado un Gobierno con 11 mujeres y 6 hombres. No solo es el consejo de ministros con mayoría de mujeres sino que además ocupan carteras fundamentales, colocando a la Igualdad como centro y principio transversal de la nueva política. Mujeres y hombres, profesionales de demostrada solvencia personal y profesional, con experiencia reconocida en los ámbitos de responsabilidad en los que vienen desarrollando su actividad. Un auténtico reto pero también un verdadero ejemplo de lo que debe ser hoy día, en pleno siglo XXI, el compromiso con la sociedad. Siendo como es un gobierno de mayoría de mujeres, no deja de ser un gobierno que se nos antoja debería ser normal en la sociedad del día a día. Esa normalidad que queremos para Cáceres desde nuestro proyecto socialista. Como demostraremos a partir del próximo 10 de junio. Y siempre, no lo duden, Con Criterio.

SUSANA PADILLA ES CANDIDATA A LAS ELECCIONES PRIMARIAS DEL PSOE EN CÁCERES, EL PRÓXIMO DÍA 10 DE JUNIO.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.