La ganadería encargada de llevar a cabo el festejo de la tarde eran  toros de Montalvo, que se mostraron firmes, bien presentados y con buen aspecto de ser embestidos a excepción del inválido segundo.

Destacaron tercero, cuarto y sexto de la tarde.

En cuanto a los matadores Miguel Ángel Perera, de verde botella y oro no consiguió el triunfo esa tarde que ya tras un pinchazo y estocada en su primerio y dos pinchazos y estocada solo consiguió el silencio en los tendidos. En cuanto a su primer lote resultó un toro noblote, bajito de raza, con escasa transmisión, con el que el extremeño ha estado tan correcto como frío en una faena que nunca ha llegado a tomar vuelo. A pesar de ello en su segundo pudo mostrar una mayor calidad y codicia a la hora de engañar al toro.

Alejandro Talavante con un taco de purísima y oro siguió el ritmo de su compañero de faena, Talavante. Tras pinchazos y estocada en su primer lote y pinchazo también el su segundo no pudo hacer frente a su tarde en esta plaza. El torero ha pasado por la plaza cual sombra en una corrida deslucida por su manifiesta invalidez en el primer toro, mientras que el segundo quizás fuera por el bajo ánimo que sentía el matador.

Por su parte, Cayetano Rivera, de azul pavo y azabache dio la cara en todo momento, especialmente en su primero ya que ha conseguido grandes lances que pudo finalizar con una faena de gran emoción y una oreja muy merecida.

 

La plaza se ha llenado en la cuarta de la feria de Burgos.

 

Finalmente, a pesar de que las expectativas en los tendidos eran más elevadas debido a las figuras que así lo aseguraban en el cartel, no se ha conseguido una puerta grande en su conjunto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here